Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
l l l -I H- -I jirreb ta á los liijos, impone las cycs y lumcuta las Irihnlsicioues, Hn su noiubrc, algunos pequeños íarsantcs llegan á turbíir n calma secular con ciertas p: i íibras ininlclÍEÍbleji: civili acii- tTl, derccliOn libtfUitl... Mas la lahar pcrsíslií y la miseria DO se acaba nunca. Ko se acaba niiuca la miseria. Ko IcnnTna j má. j el poilen o íle lus íicí orcs. Trnnsfoniiatlo á iifiau a a e IOÍ; tieiliposn vestido A la niodcnia, el feudalisitio eleva su cabe -i triunfal, impasible A l idos los dolorfp, fíus ojns ííombriosH de jniraJ, T d n r a snl yu an ¡i los cspíritvis adunuocidos. íJii inano farrease apodera d e todo v i o tritura, sin que se ablande al süutir. sc bailada cu llanto d e d o l o r d e desesperación y d e amatpnra ÍJÍ TUJ, W H TOÍ H. Hsos h o m b r e s que se cTicorvau a u t c la m a d r e tierra y q n e d ¡ri cn ¿los cielos s u s M l l f M m i r a d a s suplicantes interroírando el secreto d e- s u propia suerte, labran terrenos que no sou suyos. T o dos sus cuidados serán para lie II SANTAMDERi L llí 311 461 III los otros y acaso s i t r a n para au: ne; iL ii ei p e s o d (j 1 H 1 carga 6. si S infelices snci oreí! La í- rapicdad cr tá en pocas jujinos; en Un pocas, q u e h a y íraTides extensiones laborales que il nn solo propietario pertenecen F, í ¡r ta tierra es del dnoue. ¿Y ést. i- T. inihién. V la Undante- V a q u é lia; y otra máí. ¡V nsí h a s t a el infiJiitol I i hoz brilla uu nioinento, suspendiendo su tarea, como una i n t e r r o g a c i ó n lanzada a porxeiíjr, ¡Y hast a parece que sus dien MMT