Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ofrecieron al ilustre golfo español por elpi ¡Dos pesetas Bl Lo. iibre no podía mano: indignarse, y se indignó. Un verdadero de París ó de Londres se indigna, pero t las dos pesetas; el golfo era español; red el dinero y largóse de la fila sin entrar (1 salón. Como nosotros nos largamos de nu i América- sin consentir en venderla por n el oro del mundo. (s t á i s bien seguros de que esos pavos y gallinas y esos capones y las pirámide naranjas, de granadas y de turrones que p mos ver en la Plaza Mayor, se han consun: Yo estoy seguro de lo contrario. Yo creo payos y cocos, nueces y castañas, vienen i á vistas. La gente va á la Plaza Mayor á no á comprar. Reconozco á muchos anini de un año para otro; siempre son los mis Vienen á la corte en busca de colocación i se colocan. ¡Cuántas ilusiones marchitas! L J también son pacientes, y buenos, sufridos y dispuestos al sacrificio. Nadie se lo agradece; lejos de eso, algunos egoístas, pocos, compran víctimas y se las comen. Yo no soy egoísta. I o dejaré de hablaros de la fiesta celebrada en nuestra casa en la tarde del 24. He de dar las gracias á las personas que con sus generosos donativos contribuyeron á causar la ventura de los niños pobres. No fueron juguetes lo que repartimos, á juzgar por las bendiciones de las madres de los niños favorecidos y por la dicha que en los ojos de éstos resplandecía; más que juguetes, parecía que habíamos conseguido repartir ilusiones, felicidad. El regocijo de los niños, las bendiciones de las madres y nuestro agradecimiento, son sentimientos que ofrecemos á los donantes cuyos nombres aparecieron itn A B c. ütüyraíias Góñi y B, y N. 1 i 4i. Á Ü i- i ti t i VENDEDORES DK PAVOS V G. LLINAS f. FESTIVAL I N F A N T I L EN A B C Y BLANCO Y NEGRO EL KEPARTO DE JUGUETES Á LOS NIKOS PCBS. EE