Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r) OS VIAJES J VKITECIA H O J A S DE UNA CARTERA VA líir lo t: n Vcnedíi, á In hnr. i il crepiTí ciilo. cmninnba y o A In ventiir. -i liuscaiuío como d K idoHo It Mfirger UITÍI Víuihj. k: i tnpLij ieT: i á! iiioii ellaitianir. Pnsah: por los c. Tii. ilcs p t qtlCüaS enihaTcationcs y Kinitlolas cniT nvcs- aJa y lo flliií í. ilínn amorosos suspiros y veces ak- íiftfs. I jirejiLs d e a m i n o r a d o s snin r aii s n ftlícidad mdíosa en l.i calma de noucllíl noclit sfrena, y yo dusde la c i i veía con envítlín pairar In d ¡ch: i y t- ¡iinnr. De liTiproviso j u n t o A iii apareció una siliu- ta di; innfer Al priTicífiio tiu c l.i f o pci- hn A -qiic li; ibía sidu tii; nilradHi por mi deSfo y tjiít- iha ¡ítltsvaiu ccisc coinoinia treaciúniJcJa fmtt; sía, Hiihflaiilo, 1; L aVjjTii aba. yal llejTíirlin. -ljiiLJ SLti ricnie, p r c u n t ¿el jn? mhre d e tina calle, Vo cortésmt. n te respondí, ofreciénduiin: á ii: omp: iriaTly. l, a inujcr, (jiiL cTiL joven y ht- rnKksa, pidabra G lionor q u e cr joven y hermosa, q u e d ó s e un ñislanltr jienr utiva y hie o aceptó mi o rccíjuicuto. i v i n u a noche entera la poesía d e 1 M vindjid, y n o liav piJcsia sin ñiventndH sm n: isler ¡u, sin libertad y sin mujer. Mra veraní? en Tas Helias Iraníptilas y Hciiles del n íí reffejáhanse las luees (Itf l o s farulcs p ñ l j l i e i t s arrancandd destellos d e ivo cídor rojo al liqíJÍdo erit- lal: i- n el cielo Jas estrellas silenciosas, calladas, p a r e d a n o ar d e las delicia? inefables d c l a c o n t e m p l a c i ó n del infinito, y j u n t o á n n c s t r a j óndola, d i s c r e t a m e n t e ¡ilinnhraila ¡lur ni: farol mal eeijado de aceite, iasaban lítnis harqnicluielas, otros n i d o s d c a m o r e u u i u el nnesU o, Amé t mí coni añcra, á (niincó nil, Luin iañcríE. sin jireí cnparme de rejínnlarla cfnicn e r a únieaniente avcTiííné q u e e llanjaha I.o u- tí V a el s o l vertía s u s ravos de oro por los ámbitos del espacio cnaJtdo nos sejiaríimos. N u e s t r a s líltjmas pnlflUras fneron instas: -I- sta l a i d e eu San íarcos, jue esperes; no falles. e Vo fallé porque una fatal noticia me O1 J 1 Í I: Ó á salir de VeneciaínopiuadameniL... Ya era un hombre jiravc c u a n d o v o l v í A Venocia veinte anus después, Llevaba n n a ortiin; t en l a cartera y quise volver ñ vivir el encanto aromoso y tibio de lina noche dichosa. Instaléino en u n liotcl Jivíbi- rliio, v anteh d e visitar dL- nuevo los Museos, el Palacio llucal, el l ncute d e ios Suspiros, d e terrible Saliente, coronándolos de reflejíis dorados; haío un pucutecillo vi u n a barquilla, n n a pobrt. barca a r r u m b a d a nllí p o r vieja; en ella n o volverían á p a s e a r los e n a m o r a d o s La miré con lá- sUina, con triste a. lispcjo oo mi j u v e n t u d ida. la barca, como yo, hacía niueho tiempo que en vano esperaba en el niisteriQ del ne Solílano algo que no licitaba, q u e no jiudia volver- V. C. DIBUJO írE a 1 íJtAf rnlz v QÜA ALE