Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V Para las ocasiones... v: ll. FABU Ll LLA Un zagalón que guardaba un gran rebaño, llevaba un perro que nada hacía y un mastín que destrozaba á. cuantos lobos veía. Cuando asaltaba al rebaño, furioso, un lobo, el pastor, obrando de un modo epítraño para que no hiciera daño al mastín, su defenso a z u z a b a á pelear al otro que, sin luchar y agachando las orejas, s e dejaba arrebatar siempre dos ó tres ovejas. Por qué h a c e s eso? -la gente le decía al imprudente pastor; y él, sin hacer caso, nunca exponía á un fracaso al otro perro valiente. ñl cabo llegó a e n m e n d a r s u manía singular el pastor que asi pensaba... ¡pero ya no le quedaba ni una oveja que guardar! ¡Cuántos al cabo y al fin, p e n s a n d o de un modo ruin y lanzando a m a r g a s quejas, suelen soltar el mastín cuando no tienen ovejas! JOSÉ RODAO m mi -Mm. fe- s. K J- héOi oJ DIBUJOS UE REGÍDOÍt