Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
p -i. Huyó la prifaavcra dulce y templada; ya no está la campiña llena de flores, ya no se oyen ocultos en la enramada los trinos de las aves cantando amores. Los árboles sin hojas, sin luz el cielo, el aire sin perfumes y sin aromas, y allá, á través de triste lejano velo, tapizadas de nieve las altas loraasCuando llega el invierno mudo y helado, sin luces, sin colores, sin armonías, queda el nido en las ramas abandonado y todo queda triste, sin poesía. También el alma tiene su primavera llena de melodías y de ventura cuando llega á su fondo por vez primera del sol de los amores la lumbre pura. Pero cuando marchitan nuestra inocencia los crudos desengaños y las pasiones, ¡qué frío es el invierno de la existencia, qué triste queda el alma sin ilusiones! CELSO LUCIO DIBUJO DE REGIDOR