Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Bían Mé ro Revista ilusímSa eL viAje Dei RCY Á ALEnAniA AÑO XV MADRl 18 NOVIEMBRE DE 1905 NUM. 759 AJÓ el Rey de España de uno de los vagones imperiales, bajó con desembarazo y ligereza, causando desde el primer instante una agradable impresión en el Kaiser y en la comitiva oficial que le aguardaba. Cumplimentáronse los Soberanos con más efusión que ceremonia, y al aparecer luego ante el público que invadía la Potsdamer- Platz, resuena un clamor unánime de alegría. El pueblo alemán saludaba con delirante entusiasmo al huésped de su Emperador, al Rey mozo, representante de una Nación vieja pero gloriosa é inmortal. El sol, un sol de España derrama torrentes de luz sobre la ciudad de Berlín. En los mástiles numerosos tremolan gallardetes y banderas; relucen las águilas imperiales posadas en el casco de los guerreros y despréndense destellos deslumbradores de las espadas desnudas. Vibran en el aire notas solemnes que entonan himnos triunfales, y el augusto cortejo recorre la Bellemestrasse y llega á la puerta de Brandenburgo. El alcalde de Berlín saluda allí al Rey de España en nombre de la ciudad, y D. Alfonso le contesta afable y cortés, transmitiendo á Berlín las gracias por el recibimiento que le dispensa. Continúa desfilando la comitiva. Los estudiantes, los que mantendrán el esplendor de la patria alemana, prorrumpen en ¡vivas! y ¡hoch! y al contemplar la juventud del Monarca español, su alegría es delirante. En Unter- den- Einden el espectáculo es imponente: crece el entusiasmo, aumentan los clamores, la multitud se aprieta, se estruja, grita enardecida; el Rey, emocionado, inclina la cabeza sin cesar, y E L BURGOMAESTRE D E BERLÍN DANDO LA BIENVENIDA AL R E Y X ot. Dannenber f