Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E L PROBLEMA DE L A S V A C A S CUENTO VIEJO -ENÍA un viejo labriego tres sobrinos que andaban a l a olilla de la herencia del tío, deseosos de que muriese para repartirse tierras y casas. El lalDriego, que era muy cazurro, nombró herederos de su hacienda á los tres sobrinos, bajo condición de que habían de acertar á repartirse once vacas, de las cuales a uno ae euos dejaba la mitad; al otro, la mitad de la mitad, y al tercero la sexta parte, sin matar ninguna de ellas. La intención del ladino hacendado bien se trasluce; deseaba que los sobrinos, excitados por la pasión de la codicia, se tirasen los trastos á la cabeza y armasen tremolina y pleito sobre el reparto de los animales, castigando así sus ambi- ciones destempladas. Muerto el tío, anduvieron los sobrinos á vueltas con el problema y llenaron de guarismos papeles y encerados, sin dar con la solución; pero no riñeron, antes concertaron someter el negocio al juicio de un profundo matemático del lugar. Enterado éste del asunto, fuese á un establo que tenía y llevó una vaca negra al co- rralón donde las otras once se hallaban. Hecho e s t o dijo: No vamos á repartir once, sino doce vacas, que son más. No les pareció mal á los hered e r o s la determinación del matemático, y ya se relamían pensando en añadir al pingüe caudal 3 acente una hermosa vaca negra que en el pueblo tenía fama de ser muy fecunda. Toma tú seis vacas, que son la mitad de doce. Tú, muchacho, llévate tres, que son la mitad de seis, la mitad de la mitad que dijo vuestro tío; y por último, tú, echa por delante esas dos vacas, que son la sexta parte, y aún queda mi vaca justa y cabal. Si vuestro tío resucitara, le había de pesar c i e r t a m e n t e nuestra ocurrencia, porque en lugar de reñir y litigar como él pen- sara, el interés os ha ligado en vez de separaros, produciendo en vosotros el efecto contrarío al que él se proponía. Pero sabed que este problema no tiene solución matemática s i n o práctica; la ciencia de la mundología sólo se aprende en la vida, jamás en los libros. DIBUJOS DE ROJAf r