Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL REAL CUERPO DE GUARDIAS ALABARDEROS ij íÍL Presidente de la República francesa, en su reciente visita á la corte de España, revistó con el Rey, al poco tiempo de llegar á Palacio, al Real Cuerpo de Alabarderos, que ante monsieur líOubety Don Alfonso desfiló formado en columna de honor. El anciano ilustre que desempeña tan dignamente en la nación vecina la primera magistratura, mostró singular complacencia ante la gallardía, la elegancia y la marcialidad del insigne Cuerpo de Alabarderos, y si alguien le hubiera referido la gloriosa historia de ese instituto benemérito y su lealtad acrisolada, mayor y más fundada hubiera sido la admiración del Presidente. La creación del Real Cuerpo de Alabarderos data de tiempos memorables para la patria, de los primeros años del siglo xvi, y fué debida al Rey Católico. Después de conquistar Granada, entró- -dice Fernández de O v i e d o e n tanta paz Castilla, que los mozos de espuela del Rejy los del Principe D. Juan iban sm espadas. Bien conocida es la seguridad que reinaba en España en tiempo de los reyes Isabel y Fernando, debida á la solicitud y preferencia con que los Monarcas atendieron á limpiar los caminos de salteadores y las villas y ciudades de chusma y de geute baldía. Un atentado ocurrido en Barcelona, donde el traidor Juan de EL RELEVO J X CUERPO D E GUARDIA Camares asestó al rey una cuchillada, sin que los hombres que rodeaban al Monarca 3- le asistían pudiesen evitarlo decidió á éste á mandar que llevasen espada los mozos del séquito real, y en ocasión en que por muerte de doña Isabel quedara D. Fernando por gobernador ó regente, como ahora se dice, de Castilla, acordó instituir guardia de alabarderos para el servicio y custodia de las reales personas. Confió D. Fernando el mando é instrucción de cincuenta hombres, nombrándole por capitán de ellos, á Gonzalo de Ayora, versado en armas y letras, y éste escogió sus alabarderos, y auxiliado de veteranos hombres de armas venidos de Italia, formó en poco tiempo una tropa aguerrida y valiente. Carlos I aumentó el número de plazas de esta guardia hasta cien hombres de á pie y otros ciento de á caballo, á quienes se llamó Estradiotes, y á los de á pie guardias de la Lancilla. El traje 3- armamento de los primeros alabarderos fnó áfto- -jubón, gorra y LA MÚSICA DE ALABARDEROS BAJ. NDO LA ESCALERA DE PALACIO