Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
KL. ABÍA 0 H. GA 1 NI: IL. X- 0 conipraílo cierto intprefjür uir: iji clc íiiites lclr; LS cLipitul: rcíí y f. st. iUi rlcsenudo c s i i o u a r las, Cs pcciaUíloute la F, qut era iiua maravilla tÍ iDgrdiic: a; PETÍJ ÍIÓTHIC colocarla COTÍ ojior- tutjidíLd? Ksto le quitaba el MIÍÍIO. P o r ííii, un huí n dfa le enir. iríavon ¡ii ile una crio SfigraJt p a r a u s o d e los niños, y- A q u í q n c no peco ilijo el houibrc, y el l i b r o del siguí e n t í modo: Fr ir- c- mi nir, lí ns rt- i ó f ¿jrmnJü fu rñ- ír JÍOÍ. Yo, a p r o v e c h a n d o la dijitHbucióu, cojo l a F de Ta. s cajas y declaro: Fraucauícute. m e molestan los organillos, M u c b o m á s q u e el acordeón y IOÍ; olJtaT ¡ns. q u e uibas COSHÍÍ s e parecen e n l o í stirrilep. Así r o m o Uay qiiií n n o se acuesta b. ista. conjícgiiir q u e las cartas d t l a baraja salg an correlnlivis, lanihii- n exisI t n muchos aficionados q u e habita no d a r con el tuníjo de m o d a ui almuer an ni fnm m V lo que le decía nn a m i o mío á uu tozudo acorde ini! íta: S u p o n g a m o s q u e por fin Ic sale ¡i nste can rebelde habanera; scra untcd por eso niús afortunado cu amoresl í J os a n t i g u o s nrganillos aúu eran tolerables, servían de rcelunio para la c a n d a d b s llevaban i modo de bandolera sujetos p o r ancba i: inta d e m e r o cnUívrados italianos d franceses. inbres Verf i: jn aTite 5, cieyos. y d e su caía salíatj lastimeros aj Cs de f ji i- i, PoH i v ff- nu Luii- t, etc. pero b n y n o ííOu niás q u e encubridores d e la hol ai ancríri 3- t o r m e n t o s A domicilio. Cualqniera que no estuviese en el secreto, al ver p o r esas calles á cuEttrü zímganoH con ridiculos iaul. ilii ies de odalisca, lirandu tiabajosanienti de uu orj anillo. mity serios y corréelos como ioud rcs tjne cumplen con u n a nii í n elevada, pensaría: jJnihidablemente ehtos i n d i v i d u o s deben r c a l i a r alalina empresa m u y ánlnaí De los cnntro dtitación indispen ablc para t o d o nr vanillo, -cada u n o representa sn p a p e b director del luauubi ji- i; inspector d e la callt. q u e avisa si p o r el foro se p r e s e n t a a l ú n ÍUardía; por lrdante, y ísalíin amoroso q u e itproveclia el concierto para verter conceptos sicalípticns á as piírUras ai raciadas, ú las que su -estiona bui oáiidolas nu n p e r l o r i o de su iusio. P a r a estos a d m i n i s t r a d o r e s del cilindro impresionable, cualquier h o r a e s hnena. y menos mal si no se p o n e otro en la nicer. i ile t- nírente tocando ú coutratiempí? pitrque enitmccs es cosa de avisar 1 la parroquia m á s cercana. lil p jrf! it r, como se llaman elloí mi iuios en el colmo de la coquetería, h a de t e n e r especiales disposiciones: suavidad en la mano, re ular ¡d. id cu los movimientos y cierto clarobsciiro en la ejecurit n. Q u e e s nn arte diíicíb h demut- stra el qLii: nu ej unten los piiuiíif n li cualipiieT profano q u e empuñe el manubrio; y cunmlo un señorito en plena jueríja sc siente nierilorio d e organillero y se obstina en tocar, el Í r Ai- r t i e n r muy bnr- n cn ¡d; ido ili ponerse á s u 7- 7 i p a r a biictrie c- iriñosas indicaciones: Más ilespacio; la muñeca suelta; el cuerpo dereebo; termine usted en la coda y al dos por cuatro. V. orj; anÍlbi, a u n q u e desagradable, tiene su piibltco y basta s u s adniiradorea. jVíiyrt nn piano! s e oye decir á veces, como si s e t r a t a r a d e un Hrard. W iñt la ¡e: ía d e moda. ULS maritornes que aún ni h a n d i f e r i d o bien lo q u e tararean hace quince días, salen al balC i ara v e r si la i, r jilanchadoras y modistas a b a n d o n a n por U uuniienlíJ el t r a bají- y bailan el n tit i ai y basta la mo uela q u e tiene en sui b r a o s un crio llorón, b baila ív compás de la música para qlie se le pase la p tm. V n o se saiie qUé es peor, KÍ q u c Siga rabiando la criatura d q u e t o q u e A organillo. Lri ÜARAf, DON Hr LUO t 1 ANCrTA