Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
No es fácil comprender cómo entraría esta letra en la conocida música del vals, pues aunque tm refrán castellano diga que la letra con sangre entra sería injusto suponer que F. Jacobetty, autor del arreglo, que él llamó parodia lo había hecho con ningún propósito sanguinario Si no sanguinario, cruel se mostró con el pobre Caballero de Gracia el insigne y aplaudido vaudevillísta francés M. Maurice Ordonneau al hacer la adaptación de La Gran Via, que fué representada en el teatro Olympia, de París, el 25 de Marzo de 1896. El infeliz Caballero de Gracia apareció con una gracia nueva, convertido en un caballero... ciedad de Bolivia; pero además de éste, se haola la quichua en el Sur y en el Centro, el aimará en el Is orte, y en el Oriente la lengua ckiquitana y dialectos más ó nrenos parecidos. Ea qtdchua, según los informes que he recogido, es una lengua que, los que la conocen, aseguran que no hay ninguna otra que pueda disputarle su suavidad cromática, debido á la artística adjunción de las partículas añadidas á cada palabra, que la hacen capaz de expresar los matices más delicados del sentimiento. He conseguido una versión libre al quichua de El Caballero de Gracia de La Gran Via, y es la siguiente Xcacha viracochc n i r i h t i a n c u y g- inallapnní canimin, yachaiiascca reosihuasocancuta munnsnibirayoTí t u c u i llajtapi. Cunan as t h a n t a l l a oacnsiani arosoo p h a c h i t a i h u a n caspacoa, sumac runa cutini ciisirisccaí l a p u n i t u c u y munacujcLina. CORO. -Cai supai huaehascca iinachns y u y a n CAn. -Nocoa viracoche caví aliin t u s u c u n i córame ü fcmi. CORO. -Cai snpai huaehascca iniaehüs y u y a n -Tucui h u a r m i s noocamanta h u a ñ u p u s i a n c u ¡ciiin! ¡chinlj ete- r n- No puedo seguir Ea emoción me emoarga... Me figuro á mi Caballero de Gracia con su elegante traje de indio, acaso con su primoroso taparrabos de plumas, su sombrero de copa, su monóculo y su flor en el ojal, adelantarse á la batería cantando: Kcacha viracoche nirihuancu... y sin poder contenerme, como si yo formara parte del coro, doj -dos zapatetas en el aire, lleno de sa- de industria ó rastaquouére, con su frac, su capa, su sombrero pavero y su flor en el ojal, entendiéndose con los ratas ó pick- pockets como intermediario para devolver á sus dueños lo robado por un módico pot- dc- vin. El caballero se presentaoa cantando estos versos: A París, rastaquoLiere on me noxnmOj a Madrid on jno dit chevalicr, JG me ñ a t t e d ótro ííentilhomme; j a i pour g rand aioiLl u n marííaiUier. ivia naissariee on v a u t uno a n t r o en somme. Car avcc mon frac et inon lorgnon óLésfant ot mi non i lourant roso en houton j i m p o s c la modo et ie ton. Pero entre todas estas andanzas y malandanzas de El Caballero de Gracia corriendo tierras diversas y aprendiendo lenguas distintas, hubo una verdaderamente notable y curiosa, de que tuve noticia por unos artículos de D. Alberto Blancas, secretario de la Legación argentina en Chile, publicados en El Pensamiento latino. Revista que ve la luz pública en Santiago. Un viaje á Bólivia titúlanse dichos artículos, y en el que está en el número de aquella Revista correspondiente al i.o de Maj- o de 1901, dice el señor Blancas, hablando del idioma boliviano: El castellano es el idioma que las leyes y los actos oficiales exigen, y el que habla la culta soDIBUJOS DE XAUDARÓ tisfacción y de entusiasmo, 3 me dejo luego caer todo conmovido, cantando á mi vez en puro qiii c z a lo tínico que está al alcance de mis conocí niientos lingüísticos: ¡Chi 7il ¡Chin F E L I P E PÉREZ Y GONZÁLEZ.