Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JVylONSIEUR EMILE LOUBET. Nació en Í 838 en Marsánne (Drónne) cumplirá en Diciembre pró ximo venidero se, senta y siete años. Mr. Loubet es hijo de un labrador, Antonio Augusto Loubet, y de María Nicolet, á quien el Presidente se parece muclio. Es abogado, doctor en Derecho; ejerció su carrera en Montelimar, de donde fué alcalde y por donde salió diputado en 1876. En 1887 fué por primera vez ministro; en 1892 Presidente del Consejo; después presidió el Senado, y en 1899 obtuvo la más elevada magistratura, que actualmente desempeña. Reproducimos un retrato de Mr. Eoubet; viste de etiqueta y lleva las insignias del Toisón de Oro. En el rostro Venerable del Presidente revélase el alma del eminente magistrado. Tiene monsieur Loubet la cara redonda más que alargada, y encuadra su rostro una barba abundante, recia y blanca; es firme y característica su nariz; sus ojos están animados de una singular viveza y son curiosos, inquietos, no cansados todavía de ver, de observar, de inquirir en los hombres y en las cosas, en el presente y en el porvenir. Ea expresión notoria del semblante de Mr. Loubet, de sus labios cuando sonríe, de sus ojos cuando mira, dijo hace algún tiempo Edmond Erank: Es un resplandor de malicia bonachona. El Presidente de la República francesa habla su lüionia con marcado acento meridional. Toda la fisonomía moral de Mr. Eoubetse resume en las palabras honradez, constancia, y su fisonomía intelectual se expresa con dos vocablos: talento, laboriosidad. Obtuvo su candidatura para la Presidencia que hoy ocupa, 483 votos. Siempre fué republicano decidido, y al tomar posesión de su cargo de Presidente de la República, afirmó su fe política con palabras memorables: Estoy y estaré siempre con la mayoría del pueblo francés y en favor de la verdad, apoyada en la justicia. Hasta la caída del Ministerio Dupuy, á quien sustituj ó Waldeck- Rousseau, los enemigos de Loubet turbaron la paz pública, pero el Presidente republicano, amado del pueblo y de todos los verdaderos patriotas, resi. stió en su puesto eminente, mientras envidiosos, díscolos v políticos desconocedores quizá de lo que vale el orden en la sociedad combatían á Mr. Loubet. Famoso fué el Mensaje que dirigió á las Cámaras el día 21 de P ebrero de 1899, en el que señalaba la conveniencia de apaciguar los ánimos, proctirar la unión y respetar igualmente todos los organismos de la sociedad: el Parlamento, la Magistratura, el Gobierno y el Ejército nacional. Tal es el huésped ilustre que nos visitará; testimonios de cariño á España ha dado en varias ocasiones Mr. Loubet, especialmente á nuestro Rey durante los días en que éste estuvo en Francia, en Junio último. Hacemos votos para que se lleve el Presidente de la República francesa un recuerdo imborrable de nuestra patria. Fot Lcon líonet MR ROUVIER, PRESIDENTE DEL CONSEJO D E MINISTROS D E FRANCIA, CON MRS. MOREAU, J E F E DK SU GABINETE, Y COMBALAT, J E F E DE LA SECRETARÍA, QUE ACOMPAÑARÁN A MR. RGUYIER EN SU VIAJE POR ESPAÑ í. Y PORTUGAL