Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CUNA DE A M O R I HIUIÍ. L O Jiia. n Jiicchíiií. uatiiral de riloil: (A ÍUIIÍ. I. S; CR potl: 1 c Tiriciniioiiln t niiin ni ros 5; oii i p ciíí os lí sorílii iin los. VOT n arííS de l: i siicilc, híi past nli) su Jira or U h líspañ. i: su paS- -íj ilrL L ni ¡lie i i jiitv. ine iir- s t cas: Os ¡i i n iilii: y jior Unto sie: ii tt íinílaba ác Ceca til m ii. Ni i: n snlu tro (kO i í iie jerlí- 1 K- cí- i le dejó en p: iK, A Jitiin Jacobik le l niLÍ: r; irnTJ un Ti Unía, le Víinniaríiij en Cádiz, le n en Rnrcelonn, se Snlti á aiidüT en Sanlía iín de Üalicia, hÍ o su r t ci ni iTjidn en Palm; i. v así í ¡íeni jre. Sí hTibiora sida iíato, si Iniliieía icnidíi a m o r á la casa, se mucre, de fijo; sí uiice ave. lo innelen á cañ. i o I i r esta serie d e coiicausítíi, se i ni obs n- ó un er ¡lico, la lira d e Ju; ni es v luí Mdo u n a misccUinea d e airs s Jiacirjuales, Pero va jne JT nat: ¡ó ato ni a v e d e pa. so, su tempera uní uto poético fué lo rjiie ituiar? xó su iiiíaiicÍLV y JÍU pubertad. J r: íufailtc lltiró eJeii vccca la pcnüd. T de Í K ju. i; uetL- s, qu y recjiri ar p equipaje, arrojaba el señor jiiQ 7. por l a bnrda. Aquflkts iu; itL l. es. bis má- t d e un niño! Un larn- jo de luadcrü. tjvie hacía d e baucf- de rrirpintero, u n a losa de pit dra f ut ff uraha m u y bii- n UTia furulE? a iuexpiij; iiable. Ya púber, t: uando estudiaba el primero de latín, fué vEcliuia d e un certero fltcha o que le disparó Cupido. ra eu G r a n a d a Uua d e Al nb al ir ül lustiluto, por un rodeo, pues siempre ¡jrririiraba alar; ar el cainiüo del tcmplu de MiíJcrvan pasn pnr delanli? de un canueu delicioso. J, a fra. i aucia d e í irs flüres bicierou vibr ir su lira, la lira que l! evab ¡i en el cnrairóu desde (jue le eristianainn: su alma tierna, que de cfiutinuo se le iba paseando ú flor de líi carne, quedó arrobada al ver entre las macetas, qne lucían toda la flora p r e c o í de lil? m i i a v c r a el ro. stro a n i ñ a d o y auiíélico de una adulesceule. Yo scntí i uje ha dicho J u a u Jacuho, -desde antes del de injireso- i, vaí; os vaivenes en In nins sensible de ini alma; mas eu el momento de autos, oonio diría mí padre, couijirendi lodo el poeuia ijue eual hiuuureda d e m i n a henchía mí s t r Aquel dEü. aquel día solemne como el día de la Creacióu, a m é quel c a n u e u fué la c u u a d e m i iniciación en el rau misterio q u e ntis pieeipita en t- sa s i m a u e liace q u e iulcT- veu; íamoSf fpTe nos compliqueinoPH dieho sea en el estilo oficial de iní iro; L Uilor, cu Ja eontiniiaciiMT de u u t s l r a especie, en la t specie d e todas uutstr- is desdichas. Asi diiia- -eontini; i mi vnte- -un- iulcnial ó un (liab lico mas yon Juail Jacobo, un pobre hombre y un poeta tau pn rc y lau h iTJTiidd, a u n q u e nií tan bueno como el venerable lí. Ventura Riü Ai uilera, diiro: aquel día liiee lo mejor ipu- puede tiacer un hombre, amé, iVrrt amé para lias po- íteriores, purque aqviel mismo día trasladaron á mi padre (i la Coruña. ¡Otra ilu. lón q u e se qiiedcj en el cauííuol Tíi r- ls CAlíRI TriRD B i m r j O TlH J üAFiAr: