Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL DESIERTO DE LAS PALMAS AiíLÍ donde conclu 3 en los aromosos naranjales, siguiendo la dirección Norte y en tierra de Castellón de la Plana, liaj á modo de mágica aparición, sobre una revuelta de la costa, un pedazo de suelo, prodigiosa mancha de verdura de ricos colores. La belleza atrayente de este oasis ha llevado multitud de familias de la región levantina que han construido hotelitos, encantadoras residencias de verano que le dan el aspecto de un village á la moderna. Bien puede aseg urarsí que el pueblecito de Benicasim, limpio, riente, blanco como las azucenas que festonean las faldas de los uumtes, es el Biarritz de Levante. n i 4 i S vughj JIÑAS T) B Ü OCWVKIfiO C- il! K, FUNDO SANTA TE. EESA Fots. Snrliiou C. SITIO CONOCIDO POR E L CALVAEIO O VIA- CEUCIS LOS NOVICIOS D E P A S E O En lo alto 5 dominando un frondoso boscaje, estribado como sobre graaillas en la montaña, está el Monasterio, del que sólo se conservan como elocuentes j solemnes testigos, algunos muros recios, sobre los que trepan, cariñosos, g- ranados y algarrobos. Una honda melancolía invade nuestro espíritu ante la muda contemplación de lo que fué, ante aquel re. sto de un baluarte religioso donde austeros cenobitas elevaban sus preces al cielo en aquella augusta serenidad y tranquilo reposo. Desdé el picacho conocido por El Bartolo, la vi. sta abarca remotas lejanías, fundidos besos en el horizonte entre el cielo y el mar; desde otra altura que se llama Las Cohunbretes, aparece Castellón como una nota blanca sobre los amplios naranjales. A nuestros pies, toda la ancha franja del Maestrazgo. A la derecha el m a r del Mediterráneo, cuyos lomos rozan y acarician las barcas de pesca, que con sus lonas blancas parecen gaviotas tendiendo á flor de agua su vuelo. iDelicioSo y sublime espectáculo el que vemos, serenidad de ambiente que deseamos cuantos vivimos en el ajetreo neurasténico de las grandes ciudades!