Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J (oe mM r firi mü ¡J- como el dolor sin tregua qtie mata lento, cual la saña implacable del sufrimiento desolador. Frente á los verdes prados que el día alegra, lúgubre se levanta la cárcel negra, la cárcel vil Tal engendro espantoso que el mal aborta, sobre el azul sereno firme recorta su hosco perfil. Sepultura de vivos, rígido encierro, forman su dura base la piedra, el hierro, rudo sostén de sus altas paredes inexpugnables. Estos enamorados inseparables se entienden bien. Son amantes tan fieles, que cuando enlazan sus fuerzas poderosas, cuando se abrazan, terribles son. El tiempo no los trunca ni debilita; la juventud eterna no se marchita de su pasión. Podrá oxidarse el hierro, mas no se rompe. Ea vigorosa piedra ni se corrompe jamás, ni aun se horada. Son eternos cual los vestiglos. Sobre ellos, como trombas, ruedan los siglos. Así sobre la esfinge rueda el simoun. El cuerpo de la cárcel es hierro y piedra: es la piedra la carne; cual nervio medra dentro el metal. Por eso piedra 5 hierro, con fría calma, á la cárcel infame dieron un alma dura y glacial. Porque un alma la cárcel guarda en su arcano do estableció la noche, torvo tirano, su pabellón. El ahna de la cárcel es grave 3- honda; tiene el misterio fúnebre de la rotunda y la insólita furia del aquilón. Su espíritu sombrío, que no se abate, sufre en el sempiterno, cruel combate, bárbaro afán. No solloza ni gime; con rabia fiera ruge desesperado como pantera del Indostán. Infamias, amarguras, penas, dolores, sangrientas represalias, ruines rencores vibran en él. De su seno se hacinan en lo profundo, de la social miseria todo lo inmundo, de la desdicha humana toda la hiél. Execrables locuras que el crimen fragua, oprobios y vergüenzas do el mal desag- iia su frenesí, ferocidades locas del neurotismo, monstruosidades híbridas del paroxismo, en brutal- pandemonnunhierven allí. Por eso de la cárcel el alma obscura en trueno prolongado lanza á la altura su imprecación. Así truena el océano cuando violento se retuerce y se agita bajo el aliento del Septentrión. DirJUJO DE IIUERTAS Pi T) RO BARRANTES