Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E L BAÑO DE LOS PERROS de las perras, Ucituíahílente; que aquí no hay dÍMbiún de sexos, como en algunas playas, para señoias y caballeíos. lU baño de ios peños ha sufrido continuas mudau as; antiguamente en el Retiro, después en la Castellana, hoy en la Escuela de Veterinaria. IvOS perros, bien cuinpaiados, son como las personas: los hay paitulaiios del aseo y enemigos irreconciliables de la limpieza; perros que en cuanto ven el agua se lanzan al estanque con alegría, y chuchos que, al olfatearla, hacen un gesLO cíe profunda contrariedad, refugiándose, abatida la cola, entre las piernas de su dueño. Para los aficionados á bañarse, uua voz del amo es suficiente para que se arrojen con prontitiid á la gran piscina; á los otros refractarios al elemento, liay que darles una buena azotaina como á las í I 1. mii criaturitas rebeldes cuando rompen á llorar por lio querer bañarse. Generalmente, los per r o s d e Terranova, d e agua, daneses 3 mastines son partidarios de la hidroterapia, y los de razas pequeñas y criados i o s a m e n t e enemigos del sistema; y nada más curioso que un perro lanzado al agua contra su voluntad: las orejas gachas, el hocico encogido, l o s ojos suspirantes, la respiración anhelosa, va detrás de su amo, braceando por el baño, implorándole para c ue le libre de aquel tormento. Después del baño vienen c o m p l e m e n t a r i a s operaciones: el enjabonado, el peinado y hasta un hierrecillo, si no en el bigote, en los moñitos de las patas y de la cola. F O T O G S DE GOÑI