Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Luis. ¿Título? AuoNso. -Ninguno, hasta ahora. I uis (burlón) -Mal dinero me ofreces. T e l o agradezco lo mismo que si ya te lo hubiese devuelto... ¿Y estás decidido á hacer el drama? Ai íONSO. -Drama ó comedia... lo haré. Necesito hacerlo (con energía) y ponerlo en holocausto ante el altar de una virgen... ¡Virgen ó musa! ¡Ángel ó mujer... LUIS. -Quédate con la mujer. Lo demás es sueño. Ar, FONSO- -Sueño ó realidad ó quimera, ¿qué me importa? Sé que en el mundo haj muchas mujeres. Para mi no hay más que un ángel... ¡ella! Luis, Diógenes incorregible: pasa á esa habitación y aguarda. Espía, si quieres, pero, por Dios, sé discreto. Mi cuarto se h a convertido en un paraíso. ¡Vas á verla, vas á oírla! Para mayorsemejanza, estás tú aquí, porque ya sabes queen el paraíso taiubién había fieras alimañas. (Le va empujando; le hace eittrar en una hahitación, y cierra. ANOéLICA (entraiido y estrechando ambas manos d Al fonso) ¡Poeta m í o! ALFONSO. ¡Angélica! ¿Qué divino consejo te ha. traído á mis brazos? Hace un momento te lla- maba, invocaba tu nombre y le pedía una lia- niarada de iuspiración. Tengo el Ára, rsx a. (golpean- i i- r r Í m Mj j, y LUIS. ¿Es guapa? ALPOKSO. N o lo sé. Mis ojos cegaron al verla LUIS. ¿Rica? AuFONSO. -No sé su apellido, ni conozco á sus padres, ni he visto la casa donde vive... ¿Casa he dicho? LUIS. -Sí. ALFONSO. -No, casa uo. El templo donde se la adora, el palacio donde se le rinde vasallaje... ANGÉLICA (aparte) ¡Oh! si me atreviese... (exaltado sin exageración) ¡Reina, diosa! ¡Inspíra- ALFONSO. -Un título que fuera anatema de esta: me! ¡Quiero hacer mi nombre famoso! Luchar, humanidad y símbolo de su esclavitud... vencer, dominar, enriquecerme. Coger el munANGÉLICA. ¿Quieres oírme? Desde m u y niña: do y encerrarlo por un esfuerzo de titán en el he tenido sueños, sueños muy raros. Es... ¡verás hueco de mis manos, y caer de rodillas ante ti, si acierto á explicarme... es como sí dentro de y ponerlo ante tus plantas diciéndote: Ahí lo mí hubiese otro ser esclavizado, dormido, y de tienes. Písalo. Destruyelo. tarde en tarde despierta y rompe sus ligaduras L U I S (sonriendo) ¡Muy bonito! Es una nueva fóry me habla. Un día me dijo: sea norma de tu mula de redimirla humanidad. Nueva y práctivivir esta divisa: QuERER POR SÓLO QÜERER. ca. Lástima que no se hubiera empleado antes Los hombres, que son voluntad, deberT querer de que naciésemos nosotros. sin pensar en el provecho; las mujeres, que son amor, deben amar sin esperar la recompensaESCENA I I I Así no padecería la humanidad el tormento infernal del desengaño. Así, las aves cruzan el cieDichos y criado y Iziego Angélica lo, y las flores perfuman el aire, y los niños griC R I A D O (entrando y dando una tarjeta d Alfonso) -Una t a n l a alegría de la vida. Amar por sólo amar, joven... (se aparta) vivir por sólo vivir, querer por sólo querer. S e a A L F O N S O (co 7i asombro y como en e xtasis, contemp lando éste el título de tu drama. la tarjeta y besándola) ¡Angélica! (Pausa. A L F O N S O (cayendo de rodillas y besándole las manos) CRIADO. -Espera... ¡Oh Angélica... AliPOiaSO (tornando á la realidad) Pi. h SÍ, q u e e n TELÓN tre... ÍSale el criado. (Riendo alegre d Luis. Q u e r i d o DII! U. OS DE ESTEVAS DiONISIO P É R E Z dose la frente) le siento aquí desencadenado, ru- giendo por salir... Y no es un drama, no, sinovida, toda la vida, con sus pasiones bajas, sus envidias hambrientas, sus codicias insaciables... Y este drama, que restallaría sobre las espaldas de la humanidad como el látigo implacable deun negrero, tarda en nacer, porque no tiene título... (Desesperado.