Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿DE OUIÉN ES EL G E N E R A L I F E D E GRANADA? E n OHtc Alcázar, dofado de incomparable hermosLira, resplandece del Snltáií la inao- niíicGncia aug- usta. Esta lej- enda escrita en caracteres arábigos, orlando una portada del Generalife, es el más claro y decisivo aro- uinento que el ilustre arqueólogo granadino D. Francisco de P. Valladar expone en favor del origen real del romántico palacio. El Sultán á que se refiere la inscripción es Alnd Walid, rey de reyes. De modo- -asevera con gran fundamento el Sr. Valladar- -que ya sabemos que Abul Walid restauró el palacio el año de la victoria, y esta victoria es la obtenida por los musulmanes granadinos en la batalla de Sierra Elvira, en rabie is de 759 de la egira, 6 sea Abril á Mayo de 1319, batalla en que murió el infante D. Juan. Estos datos bastan, seguramente, para probar que ni en tiempo de la Monarquía nazarita ni después de la Reconquista, el Generalife fué edificio de propiedad particular; á lo sumo, lo que pudiera admitirse es la versión del ilustre Gayangos, que en su Hisiorical notíce of the kings of Granada, dice que un artífice cedió al rey el palacio y los jardines, p orque éste quedó prendado de su hermosura. O el Generalife- -concluye el erudito escritor- -pertenece al patrimonio de la Corona, porque no se comprendió en la lej- de 9- 18 de- Diciembre de 1869 revertiendo al pleno dominio del E. stado la Alhambra y otros edificios y monumentos, en razón, seguramente, á estar en tramitación un pleito contra los marqueses de Canipotéjar sobre propiedad del edificio, jardines, etc. ó pertenece al Estado, que al promover el litigio en 1823 justificó la propiedad de la Nación. Es, pues, para nosotros indudable que el Generalife no debe ser de propiedad particular; mas aunque no hubiera para ello razones legales, las habría de índole más alta 3- superior á la de todas las argucias de los abogados. ¿No tiene la Nación el deber de conservar su herencia, el patrimonio que representa siglos y siglos de lucha, de sangre, de fe incpiebrantable y de voluntad firmísima? ¿Habrían muerto frente á los muro. de Granada tantos héroes y habrían nuestros ascendientes realizado tamaños sacrificios para que, en virtud de lo que (Jigan cuatro señ ores de toga y birrete, una mañana saliese un particular, m. uy respetable, y pusiera un candado á la puerta del palacio y del jardín maravilloso, privándonos á todos de las deliciosas emociones que en tal sitio se experinientan? No: tiene razón el Sr. Valladar. El Generalife es de todos ó de nadie: es del Patrimonio ó del Estado; pero principalmente es de los soñadores y de los poetas. Respétese este derecho eminente: no se entreguen á nadie en particular los sagrados rincones de nuestra vieja poesía. í y g I íS. i. ií ¿2 ifJ f -É J f -A rpj r. -i ir i v íi I