Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 íss -v %liii K- EL AaOSTO DE ASTASO Y EL DE HOaASO M AS labores agrícolas de ver a n o y principalmente los trabajos de la era, han cambiado por completo en todos ios países cultos. Trabajillo nos cuesta confesarlo, pero en la mayoría de las regiones de España no ocurre así. En Castilla, Aragón, Andalucía, Extremadura... el uso de la maquinaria moderna va abriéndose paso muy poco á poco. El hombre, el pobre hombre del campo se ve forzado á sacarlo todo de su pellejo, c o m o ellos dicen. A fuerza de puños y de ríñones siega trigos y cebadas, agavilla, ransportalo agavillado ala ei a; á fuerza de sudores y de inverosímiles f a t i g a s trilla, vuelve la parva, la recoge, forma los montones y las almiaras, aguarda pacientfsimo, á veces exasperado, que sople un buen viento solano ó gallego, y cuando sopla, el hombre empuña el horquillo y el bieldo, aventa sin descanso; después forma el pez, es decir, el mon- f J v i (Síí á áP