Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
XvCS FJilI KROS FJVSOS y tí! t. in torpe sn pasn, que al verlos se diría q u e el viejo va ulvidaudo lo r ue la niña apretlde, L a n i ñ a 5 a hacií pinos jQuién el tiempo pndier: Los que n o a m á i s 1.1 vidn, tío sospecháis ac: tsíj detener p a r a siempre prolongando este instante a dicha qiic se siente ni v e r á un pcf Ucfmt- lo cu qnc alegre, en el suelo g r a b a s por vez primera qno, lorjjL y toTiibloTOSOj avanza, y en d siitlo la lutrlla d e lii planta teuihluua y vacilante! I or vt príincrn impríiTie su vacilante paso, V al seguirle mirando seguir tanijiién o y i m l o M -iaso, qin. LIÍ no es iiiaTi: lia, y reciicrd; i el vueloT la frasea q n c tu lengua torpemente balbuce, Vnicila, y, temerosos, cuantos le ven se cucEirvan qucncntlo p r o t e t r l c t) i: irchar npcna. sabe, las palabras obscuras é ¡ncrdierentcs, que entiendo priR nc niín reciicnla el cjelo y para a n d a r le estorban iíjrque sólo el cariño patcrn; d las traduce. líis reeo. L iUa alas al n ho como al ve. ñ i g u e a v a n m d o silgue; vo, eleruíf peregrino, que mi huella g r a b a d a dejé en distiiU. as sendas Kl miedo va perdiendo; si cae ó í trnpÍL ¿a p o r marchar á lu lado desandaré el camino celebra su caída con fmnca carcajada; y emprenderé de n u e v o el camino q u e emprendas. r u a u d o cl MOI el Oriente ¡1 iluminar eui j ¡í. va, Infundiié en tu pecho valor y confiaujía; eH de nEfcar la b r u m a y es U n u b e dorada; t e a g u a r d a r é paciente sí acaso a t r á s te quedas; y cníindo empieza. Uenü d e e! prriin? as la. vid: i, y si otros horizontes lu vista á ver n o alc, n a es alegre el Iropít o y es tr ¡i.i nf: il la caída. te cuj; eré en mis bra os, p a r a que así ver puedas La n i n a ya hace pinos Con temblorosa planta el abuelo Hacia ella ROIOSO se adelanta; risueñas leyanías de lu- y de esperau a. las láj rímas jite enlnrhííin Í U a p a g a d a pnpÜa A nu nada uíe rpieda que perUrte, hija mía, se n -zclaii con la risa q u e sus labios dcK liega; p o r q u e al verle, mi abna se llena de alevina; V cuando h a s t a ki niiia apresurado llt a p o r q u e jne das, á cambio del amor i ue le tengo, su paso, miis que el paso d e la niela, vacila, un amor q u e no turban ui celos ni desdenes; y si yo, con mi mauo cuando caes te sostengo, La marcha al lado de ella, p- ara animarhi, cmjkTende, cotí infantil orgullo y senil alegrini In tambiénj sí vacilo, con tu amor me sostienes. tT. a nina y: i hti rc pÍTlOfi H itii inu H r i l o. Hl IÍ. T. blneJo ttX MV ot LUCERA aUKuRi, DH S A N U U V L