Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ar co; AÑO XV MADBID, 29 DE JULIO DB é 1905 t o NXJM. V 43 RETRATOS FAMOSOS. GEVARTIUS, por Van DicU STE nombre, si fuera moderno, sonaría á químico, quizás á arqueólogo, ¿verdad? Pero si no, fijamos en el semblante ese, todo agudeza y reposo, todo sutilidad y lógica, en el cual responde tan armoniosamente á la serenidad maliciosa de los ojos hechos á escudriñar conciencias, el despectivo caer del labio habituado á encubrir la verdad con hábiles componendas, ¿qué nos dirá esa cabeza que piensa, esa cabeza que mira y calla, recoge y guarda, aprehende y aprovecha, sino que el XzS. Gevartius era un jurisconsulto y un hombre político de aquella época en que para andar en Cortes y ea Tribunales era menester grandísimo pulso y una prudente mezcla de audacia y de mesura sólo asequibles á quien se había educado en la escuela de la Teología y había penetrado en las intrincadas callejuelas del Derecho romano y del Derecho canónico? ¡Oh, bien hayan las obras de arte, cuando como ésta poseen el poder sugestivo necesario para evocar una época en nuestra memoria y para representarla en nuestra fantasía. Visto el retrato de Van Dyck, Gevartius es ya para nosotros como un amigo, como un conocido familiar. No necesitamos que pase mucho tiempo para acostumbrarnos á ese rostro y colocarle en la lista de nuestros recuerdos. De poco servirá que la Historia añada á esta impresión nuestra algunas menudas nociones. Por ella sabemos que este Gevartius se llamaba Juan Gaspar Gevaerts; que era natural de Amberes; que vivió setenta y tres años sin salir de su ciudad natal sino para un corto viaje á París; que ejerció l a abogacía y escribió dos tremendos libros en latín, uno de hermenéutica ó interpretación, titulado Electoriim lihri III, y otro descriptivo que se llama Pompa introitus Ferdinandi Austraci, contando la entrada en Amberes del emperador Fernando III, biznieto del emperador Femando I, que era hermano. de Carlos V, como es sabido. Fernando III, á quien debió de gustar esta relación, nombró á Gevartius su historiógrafo y consejero de Estado. En la época en que el retrato lo representa, Gevartius debía de estar muy metido en un asunto de enorme importancia para la Historia: la paz de Westfalia. N