Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL VERANEO A VISTA DE pAjARO CUADRO S E G U N D O EN LA PLAYA A, ya estamos junto á la onda pérfida, como dijo el otro. ¡Qué cosas se ven á vista de pájaro en estas playas! L- es aseguro á ustedes que no hay nada mejor para quitarle á uno las pocas ilusiones que le quedaban cuando se decidió á elevarse por cima del común nivel de los mortales. Ustedes hdorán visitado, como yo, el Museo de Reproducciones Artísticas, donde se forma uno un concepto cíe la humanidad bastante satisfactorio para nuestro orgullo. Allí, lo que no es desnudo, son paños mojados, según tienen la precaución de advertirnos ios sabios arqueólogos que escriben catálogos y dan conferencias ante las estatuas de Fidias y de Praxiteles. Y la verdad es que se le hace á uno la boca agua, á ratos. Pues bien, como nuestro afán de investigación estética no puede contenerse en estos científicos límites, ni se aquieta y aplaca con la contemplación de unos fríos mármoles, veamos, á vista de pájaro, las estatuas vivas y los verdaderos paños mojados en una playa del Korte. Y el espectáculo no puede ser más triste, ni el desengaño más aterrador. l, a famosa teoría de que los paños mojados modelan más y mejor que ningún otro género de vestimenta, resulta completamente falsa. Parece que esa teoría la debió de inventar algún arqueólogo de esos infelices que no tienen dos reales y jamás han podido ir á ninguna playa. ¡Rediez con los paños mojados! -exclama todo el que, cual nosotros, compruebe sobre el terreno la falibilidad de las le 3 es estéticas. En un ochenta ó noventa por ciento de los casos, la humanidad resulta mucho menos fea vestida, aunque se vista ridiculamente, que desnuda, ó en traje de baño. ¡I, es digo á ustedes que se ve cada cosa! Por eso tampoco creo en la leyenda de los noviazgos veraniegos, sobre todo si tienen su origen en playas ó balnearios, donde se ve de cerca todo lo natural y se distinguen de lo artificial, cosa que en Madrid es difícil. Para el amor, es preferible la montaña á la playa. X Y Z.