Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REVISTA ANO X V MADEID; 22 ILUSTRADA f i E J U L I O DE 1905 KTJM. 742 D. RAIMUNDO FERNANDEZ VILLAYERDE L partido conservador está de luto. No repuestos aún los ánimos, entre los individuos á él pertenecientes, de la tristísima impresión que en ellos produjo la muerte del Sr. D. Francisco Silvela, viene á causar enorme desconcierto en las filas el fallecimiento del expresidente del Consejo de ministros en la última situación conservadora. Don Raimundo Fernández Villaverde comenzó muyjoven su carrera política, 3 desde luego fué umversalmente apreciado por la rectitud y nobleza de su carácter. Nacido en Madrid en 1848, tomó asiento en él Congreso en 1872 como diputado por un distrito de Pontevedra. Fué al niLsmo tiempo profesor auxiliar de la Universidad Centi al, y se dio á conocer en la Academia de Jurisprudencia por su especial aptitud para tratar las cuestiones econóniico- jxirídicas. En 1877 fué director general de Administración local; de 1880 á 1881, subsecretario del Ministerio de Hacienda, cargo que volvió á desempeñar en 1884, y del cual salió para ocupar el gobierno civil de Madrid. F n este cargo perdió, al reprimir los motines estudiantiles llamados ¿a Santa Isadel, lns simpatías que recobró después por su conducta con motivo de la epidemia colérica. La abnegación y el acierto con que organizó los s e r v i c i o s sanitarios p a r a combatir dicha epidemia en 1885, siendo ministro de la Gobernación, le valieron general aplauso. Muerto Don Alfonso XII, á quien con tanta lealtad había servido, el Sr. Villaverde volvió á ser ministro de Gracia j -Justicia bajo la presidencia de D. Antonio Cánovas del Castillo, j ya desde entonces se estrecharon más sus relaciones políticas con su íntimo y antiguo amigo D. Francisco Silvela, con el conde de Toreno, 3 con el Sr. Dato Iradier. Diferencias de criterio 3 de carácter le separaron del Sr. Romero Robledo especialmente, y de ahí surgió el partido silvelista, en el que D. Raimundo Fernández Villaverde representó siempre la tendencia económica y la aspiración á nivelar los presupuestos y á mejorar la situación financiera de España. Conocida es la historia política del Sr. Villaverde en estos últimos años, en los que ha sido dos veces presidente del Consejo y una pre sidente del Congreso: honrosísima su reputación de político probo y de buena fe. A su muerte no le acompaña ningún aborrecimiento grande. Xos odios, si alguna vez los hubo contra él, se han disipado por completo. Descanse en paz. Fot. rrnnzcn