Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tiSL, Í S S T I O e u A j j R O DE J u A O U l N SOROLLA Y BASTIDA, Li. iu li. N j- i, a. -ííM- Di; PAH- IS- DE I9O5 UANTo la crítica y el público inteligente del mundo entero han diclio ya acerca de la personalidad artística de Joaquín Sorolla, puede repetirse centuplicado acerca de este cuadro admirable que ha estado á punto de lograr la medalla de honor en el Salón de París, no habiéndolo conseguido porque ese es un premio en metálico reservado á los artistas franceses. No puede afirmarse que en este cuadro Sorolla prosigue lentamente su obra redentora de sinceridad artística, sino que da un nuevo y potente salto en el camino, algo semejante al que dio cuando pintó su cuadro Cosiendo la vela, que figura hoy en la Exposición de Venecia, y que, según todas las probabilidades, se quedará en Italia, gracias á la imprevisión de nuestros ministros de Bellas Artes, para quienes nada significa el haber trazado un sen- m dero cierto y seguro á la pintura moderna, ni les preocupa el que vaya á ¡mrar fuer: a de Tíspaña la obra en que primero encarnó este sano y fecundo criterio estético. El estío, expuesto hoy en París y objeto de la atención de los más ilustres críticos, es un cuadro luminoso, triunfal, lleno de certidumbres absolutas. Nunca m a s q u e ahora lamentamos que su tamaño y nuestros medios no nos permitan reproducirle en color. Sorolla está en la plenitud de sus facultades. Para él ya no existen el riesgo, e tanteo, la vacilación; seguro de su concepción y consciente de sus impresiones, razonándolas y avalorándolas llega adonde quiere llegar y convence á todo el que tenga ojos. N.