Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ai co; REV STA ILUSTRADAF ASO XV MADEID, 3 BE JUNIO DB 1905 NTJM. 735 V v 1 -fciffiri Tfii; LA R Í A D E V I G O POR AVEKDAÑO F o i x os K sTXJiDioe AVENDAÑO L estudio del verdadero paisajista está al aire libre: en montes, playas, valles, riberas, donde se ofrecen al alma, en acorde misterioso, luz, formas, colores y ambiente bajo el espacio sin límites. Serafín Avendafio presenta hoy al público en el elegante Salón Amaré, varios lienzos, testimonio de las peregrinaciones del paisajista. Ante todo satisfagamos una deuda de gratitud al patriarca venerable de los paisajistas españoles, que por su larga residencia de cerca de cuarenta años en Italia, apenas es aquí conocido. Cuando la pintura moderna estaba en el Museo del Prado, en aquel saloncito de la planta alta que reunía la Doñajtiana la Loca, de Valles; el boceto de Fortuny y lienzos de Peiró y Ferrándiz, íbamos los devotos del paisaje á ver los cuadros de Avendaño y de Rico. Admirábamos la vibración, la fuerza dominadora en los de Rico, y en los de Avendaño nos encantaba la visión poética, sencilla y respetuosa en que hay algo de beso filial á la gran madre, un anonadamiento, un arrobo ante la Naturaleza. Algunos de la pandilla sabían algo de los maestros. Rico vivía en París; Avendaño vagaba por Italiaj pero lo que no sabíamos es que, ambos unidos por la más caballerosa amistad desde su juventud, simbolizaban lo que podemos llamar la religión del paisaje, tan difícil de sentir; como que al cabo de medio siglo de pintados aquellos preciosos lienzos, y á pesar del ejemplo altísimo de D. Carlos Haes, apenas cuenta hoy con verdaderos devotos. Ellos lo fueron desde su juventud. Ambos poseían educación técnica para lo que se llamaba pintura de historia, mas prefirieron el paisaje. Sí; á pesar de haberse casi expatriado, Avendaño ha ejercido saludable influencia en los paisajistas españoles. Kn Italia es donde se le conoce bien, donde se le estima, hasta el punto de que al formarse la galería de pintura italiana en la Pinacoteca de Roma, por voto del gran Morelli y varios artistas y críticos de su fuste le fueron pedidos cuadros, aunque extranjero, porque como educador de la juventud piamontesa en el naturalismo moderno, había, caso único, de considerarse como de Italia á Avendaño. Los paisajes que ahora expone son de Italia, Vigo y los Bajos Pirineos. FRANCISCO ALCÁNTARA