Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOKOTRA I. AVÁNIIOSE T. Of! PTF. R F. M El. ATIFOTO pedrea de los asustados pastores. Uno de ellos, ó tal vez uno de los cabreros, nos conduce á la choza donde el Ingenioso hidalgo pronunció su incomparable discurso de la Edad dorada. Mientras recorríamos el campo, el sol ha ido hundiéndose y ya pinta de rojo las lindes extremas, de ocre los salientes picachos de la sierra. Los hatos de ganado lanar y cabrío se han recogido en sus majadas. Los pastores se han acercado al chozo, han tendido en el suelo los cueros, han arrimado á la lumbre las trébedes, han colgado de una chaparra el repleto zaque de vino. Los pastores se han sentado á comer, gozando sin saberlo la paz del crepúsculo. Calla el campal desierto, cantan los grillos, retiñe de cuando en cuando la cencerra de un carnero que rumia su ración. Los pastores se han sentado á la redonda, en torno á su pobre comistraje. No turba sus almas sencillas aprensión alguna. La quietud del campo hace palpitar iguales, isócronos sus corazones siempre nuevos. Los miramos comer, hablando pausadamente de cosas simples, casi paradi, jiacas. Melancólica, pesadumbre oprime n u e s t r a sensibilidad. E s p e r a m o s que de repente surja entre lo obscuro la voz conmovedora, serena, augusta de Alonso Quijano, el Bueno, hablando á los pastores de la feliz Edad dorada, como hablaba Séneca de la vida beata á sus discípulos, como hablaba Cristo del cielo á los pescadores y á las mujercillas, como hablaba Francisco de Asís á l o s mendigos de Umbría, y á los simples y bobos y á los animalillos que buscaban su amorosa compaña. Hermanos cabreros dice D o n Quijote al h a b l a r l e s c o m o el s a n t o d e Asís llam a b a hermanos á las b e s t i a s al sol y á la l u n a al a g u a y al a i r e Para proseguir uuestra peregrinación, ecñamos a c. vs DÉLOS CARRASCO DONDE SE SUPONE QUE 11 A 15I TABA EL BACHILLER sAKSÓN, EN ARGAMAsiLLA