Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UM PÍIM: Ól I XJEL IVIOR M iFt rtimnrlop del m i i n i l n q n e peresrrinacionts scTitimcntaleí p o d á i s c o n s a g r a r vuestros días l í l jc ¡ní; os; kis q u t e UivUlcis ya en Veroua y en Teruel, exijuísitoH lu mrcK d e amoroso tornit iHo cTi los r iLtf aún i n tutfl perfunit? lie 1; L p; Liíi n iJimnrt: i1. iíí á S ÍV ¡1I: T. d sufi calles, cuyn placidtz tu 1) i el R t y J d nnor y- It oi! io. D. Ptitlro. el IJ- J L M I coroiiíiílo. Un gui i cnmplacicintc os e n s e ñ a r á el cncuntaílur j: ir lín J o r u l t t- l Rd- y CruL- l Ldoró i la mctiinl: y límHosa PadilIriH el bafiti dónele la feniiosa diitñii Miiner ía sit cnerpf nítida a n t e los pasníüdo: i) iil; ii: ¡ejíníi, l t r o c i t a s son llisEorias liartn vuli! ar -s. A b a n d o n a d t l í; u ¡a. eL liai s i va Tnr por liijs o. alíe. s hcvílhin; poblüdíu uu sorprosas, y en las í iic lo íni sperailo se o s prtsentíl sícujprv n s n e ñ o atractivo, niístencjso. Andando, a n d a n d o lli? i rtr á iii a i illecita. v e r t í s en nna na red liTailüíi, cun neí ras letras d e ¡iznlejo, t- Sento un nonihre f ne us p a r a r á nicditnhnudüs: D O Ñ A MAKÍA CauoSM- X. Si de veras sois sentimentales, amímles del amor, u n a iniaK en bella y t o r t u r a d a se os ajisirccer. i: inny Inej o. abriréis un postigo y os veníís en uno d e esos patiíu los ríente. s qne abren paso EI los cunventiis d e fie villa; en im t de esos pati is 11o n de bis macetas críLiu flores rojíií, qne pareccjn labios, flortii pulidas q n e parecen mt jillaSH flores violáceas íjüe parecen párpados ealenlnrienlo, I, a fronda amable de la acacia se mezcla con la adnlcsecnti? írondii del naranjo. Kl aroinjies tan ínicnso, ue se OS fjjílira ina, irolabíu: un rhlor de sicl ss y sijrlt, qtit n u n c a se eNtinííue, eoiuo los amores fatak: -Xa conocéis la historia del convento d e S a n t a Inésl Lsis sevillajias l a repiten con s u n v e devola enionaci 5 n. Oídsela contar á cnalriniera d e esas vieJeHlas que en pnbibreo silbante os insinúan los g a n d e s secretos que ellas a jrendiera eniíndo mtMa Pji ai. nel mismo sitio se enterró en vida, por sil Víainntad acerada, por su h n n o r iniplaeable. ü o ñ a María Coronel, la esposa fidebsjnia de D. J u a n de la Cerda. Kl í í t y Justicien la anirtba con locura: llamas, rayos albcr íaba en su corazí tn, ipiir al en Doña María trocáhanüe en calor dulce, en rcílejos acariciadores de creijúsculo sevillano. Pñr lidiaría- -os ilioela v e j e z u e l a- -n o o u t r í a a r l í e y q u e había matüo á zu míirido, y Kabnté l o t u c hizo? I u. nji. líe enlt rrd niiiuamente a. jm. -y os señala un l u a r caprichoso. -VinierMU á buhcarla, y ue zi quicrehf Pero notaron q u t afp i niimito íartaba verba y íloreb, de qije tó er iíf io elaba cn íierliJ. I ra cr cuerjio e Oiia M a n a A l u e o icen míe ecbó ilorifh también... í cro otra vieja os dice que lo cierto uo fut lo d e la fpuUnra en vidan síno q u e Hofra María, como dicen las historias, se quemó la cara p a r a desfigurarse y q u e uu ia quisiera eí Rey libtrtino. De todas maneras, por allí ha pasado uu amor á la es pijñúla, cruel, arrebatado, tonnenloso. y d e los tiUe se truecan, con e! tiempo, en aTT b i uiísiico; y un bistorindor os couturá que Doña ía ninn ó siendo a b a d e s a d e S a n t a l u í s y que en su cut: rpo incorrupto aún se ven las señales del U- rrible sacrificio, y os dirá rpití, m u e r t a Doña María, la sucedió en el priora go, ¿quién? otra e n a m o r a d a que n o tuvo pt valor d e íüCTjíicar su Iiermosura: la bella Dofia Aldonza, su hurmaua. K ta fuC- una pecado ra. Ksta vivió t u la Torre del Oro, a d o r a d a por D. Pedro, recibiendo por lus tiirdtis los cálidos mimos del ííol p o n i t n t e que i América se müTcha y los frescos habií os del Guadalquivir, que va cu busea del Océano. Menos valerosa que su b t r m a n a Doña Alaqnza, después de haber pozado los días del amor, tuvo la pena d e ver llegar los del hastio. Don Pedro la ohid b i despreció, y Doña Aldonza fte retiró al convento, como su herniaua; pagó la dehilirlad con el desengrano. Allí, en Santa Inés, yacen los restos d e la amad. i sin ventura y d e la despreciada q u e r i d a V al aband o n a r e convento, pensáis íjué se dirán aquellos huesos ví nerables que la pasión estremeció, E n el patío, las flores ríen, lloran, fcbriltis. e x h a l a n d o s u perfume eterno. e HillUJii L E I- AHA. YJt F. NAVARRO V I, HDESMA