Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REVISTA ANO XV M A D B I D 29 DE A. BEIt, DB 1905 NUM. 730 EL PAPA BLANCO Y EL PAPA NF. GRO, CUADRO DE D O N JOSÉ VILLEGAS VILLEGAS -poco de morir Fortuny en Roma el año 74, aclam. aban á Villegas en París. En la serie de florecimientos é influencias mutuas del arte del Mediodía y el del Norte, tuvo Fortuny la gloria de compendiar cuanto de luminoso, cálido y vehemente caracteriza á la región latina. Muerto Fortuny, fué Villegas el gran propagandista de su fórmula, que amplió con buen caudal dé medios propios. Los ¡cuadros de Villegas alcanzaron precios altísimos. Por El bautizo pagó Vanderbilt 30.000 d u r o s El Domingo de Ramos en Venecia y La fiesta de las Marias, le v a l i e r o n 80.OOO francos cada u n o Del gran cuadro La muerte del torero, que hoy tiene en su estudio, h a hecho varias copias ó interpretaciones; una posee el emperador de Rusia. Pasada la moda de los asuntos marroquíes, andaluces y venecianos, de los colores brillantes, costumbres y actitudes pintorescas, vuelven los románticos creadores del modernismo, que buscan su idealidad en los orígenes del Renacimiento. A este período corresponde El triunfo de la dogaresa, que le valió 25.000 duros. Vienen á continuación los asuntos bíblicos, los vaticanistas, como el que reproducimos, hoy, y la magna obra del Decálogo, para la que tiene al pastel, á la acuarela, al óleo, multitud de tanteos, estudios, bocetos y grandes telas, en que revive el porte del antiguo arte italiano. Ha traído de su. preciosa villa mudejar de Roma varios retratos de un naturalismo entre fiero y exquisito, de pura casta española. Ante ellos, se explican los triunfos de Villegas. FRANCISCO ALCÁNTARA