Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
XJETJL BE: I: I: E JL CIÍXET- S. L A BELLA DE CANTÓN es el nombre de esa misteriosa y enigmática criatura, cuya fotografía nos h a impresionado hondamente. La primera espontánea exclamación que, viéndola, se ocurre, es: ¡Parece una muñeca! El óvalo g eométrico de la cara, la perturbadora oblicuidad de los ojos, la imponente y adusta comisura de los labios, y hasta la absoluta verticalidad de la figura, nos revelan una impasibilidad, nna indiferencia aterradoras. Habituados nosotros á una belleza que principalmente consiste en la movilidad del rostro y en la expresión y mudanza de las facciones, nos causan profunda perplejidad esos semblantes quietos en que ninguna línea asimétrica se destaca, esos ojos entreabiertos con perfecta igualdad, esa planta y apostura donde nada hay que revele pasión, ni siquiera inclinación definida. Esta belleza misteriosa, que vendrá más tarde ó más temprano á trastornar y remover los principios que creíamos eternos de la Estética fernenina, como el estudio de la belleza artística de Oriente, ha modificado ya por completo los cánones sabidos de la. línea y las conocidas combinaciones del color en la Estética pictórica y arquitectónica, merece la pena de que ya nos preocupemos en estudiarla. No olvidemos que en el mundo en que viven esas mujeres cuj- a hermosura no comprendemos, obedece á otros móviles que nuestro mundo, ni perdamos de vista que el uno y el otro se encuentran ya frente á frente y no con ventaja para nosotros. DE MASEL