Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
historia los de Roma, f f Aen la cualdehan Pontífices humildes figurado campesinos y grandes príncipes, registrará pocas personalidades tan bellamente modestas y simpáticas conio la del Papa actual. Su Santidad Pío X. El difunto León X I I I pertenecía á la rancia nobleza italiana, y estaba desde la niñez habituado á vivir en un palaci solariego y á tratar con aristocráticaí. damas y elegantísimos caballeros. Por el contrario, Pío X es hijo de una familia popular, h a sido cura de aldea, se h; criado en una atmósfera de sencillez j de humildad, y posee todas las virtudeí que de estas dos admirables dotes cristianas arrancan y dependen. León X I I I estimaba y creía que la ceremonia clásica y aparatosa en tod tiempo imperante en el Vaticano era cosa indispensable á la dignidad pontificia, y no cedía en este punto. Pío X, SU SANTIDAD PIÓ X ATRAVESANDO LAS LOGGIE DEL VATICANO EL PAPA BAJANDO A LÜS JARDINES DEL VATICANO desde el día en que la tiara coronó sus blancos cabellos, se propuso proseguir su vida sencilla y patriarcal, que tanta popularidad le había, valido en Venecia. Era, el Papa, de los pobres, de los desamparados, el que había visto muy de cerca las miserias de las más bajas clases sociales, el que con los humildes había vivido, sufrido y rezado. Por todos los periódicos circuló y se repitió la inverosímil noticia de que Pío X estaba decidido á romper con la etiqueta vaticana, que imponía la costumbre de que el Papa comiera siempre solo. Se habló de que iban á aligerarse consideratlemente todas las ceremonias pontificales. En suma, con gran escándalo de las gentes apegadas á las viejas rutinas, se aventuró la idea de que iba á operarse una verdadera revolución en las usanzas del Vaticano. El recto, el sencillo, el inocente Patriarca de Venecia, el que fué párroco de pueblo, al iniciar estas peligrosas tendencias en su modo de vivir, no se había aún hecho cargo de la impor-