Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
los aparatos las mismas alumuas. Actualmente se organiza el gabinete antropométrico por iniciativa de la directora y de la re. -geníe de las escuelas graduadas de niñas, que en el breve tiempo que desempeña el cargo ha puesto todos los grupos á envidiable altura. El mecanismo pedagógico de la Normal de Maestras de Madrid hace que se desenvuelva la vida escolar tan regularmente, que siempre, puede ser visitada sin previo aviso, habiéndolo hecho diversas veces el Rector de la Universidad, los Ministros de Instrucción pública y esclarecidos extranjeros que, admirados del orden é intensidad de los trabajos, han enaltecido este centro docente dentro y fuera de España. Las alumnas, habituadas al medio- internado, animan los recreos con su expansiva alegría, cual si se hallaran en sus hogares, porque la Srta. Rojo es verdadera compañera, no ya d é l a s profesoras, sino de las discípulas. Sus teorías pedagógicas eminentemente prácticas y personales, difundidas por doquiera con la renovación de las alumnas, han producido muchas obras ensalzadas por el éxito y han obtenido sanción oficial en Decretos y Reales órdenes, como ha sucedido con las escuelas graduadas que ella organizó en la Normal desde que obtuvo la dirección de la misma. Obra no menos meritoria es la implantación de las cantinas escolares en España, llevada á cabo por Doña Carmen Rojo y por las señoras de la Junta Directiva, á cuyo celo y abnegación se debe la apertura de las cantinas de los Cuatro Caminos, Calle de Rodas, Trafalgar y Travesía de Trujillos, donde multitud de niños indigentes reciben sana y nutritiva alimentación. Ilustrada sin engreimiento, virtuosa sin farisaicos alardes, si Carmen Rojo fuese capaz de algún fanatismo, profesaría el fanatismo de la justicia y el trabajo. Su modestia la ha retraído de publicar libro alguno, pero es una artista; sus obras son sus discípulas, sus triunfos los que la escuela ha alcanzado en todos los certámenes á que ha concurrido. Pensando en su obra, se comprende la profunda verdad de una de las más hermosas crónicas de Zozaya... hay que arrancar los viejos laureles de los bustos de arcaicos Homeros y reservarlos para los regeneradores de la humanidad, para los artistas que, como esta insigne obrera de la mentalidad española, modelan en vivo, y en vez de creaciones puramente estéticaa y teóricas, saben formar tipos reales, mujeres dignas de la vida y de la cultura moderna. CLASE D E DIBUJO FOTOGEAFIAS ASENJO