Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IOS RETRATOS BE ECHECAMY IGUIENDO con atención los distintos retra JO) tos de Echegaray que hemos logrado recoger, es fácil reconstruir toda su vida pública, j E que de la privada, ó, mejor dicho, de su juventud, no se conserva nada más que una miniatura hecha cuando Echegaray tenía vSolamente doce años. Esta miniatura nos le representa según él mis- H vS iSf Jí i ECHEGARAY Á LOS DOCE AÑOS inquieto estado de ánimo, no tenemos noticia gráfica, y es, en verdad, lamentable. El primer dato de este género que aparece después del retrato de Echegaray niño, es el terrible busto que se conserva en el Ateneo de Madrid, y en el cual ya se ve á Echegaray tan definitiva é WS Si- j MINISTRO DE FOMENTO. 1 8 6 9 mo se ha pintado en sus deliciosas y amenísimas Memorias, publicadas en La España Moderna. Era entonces un muchado avispado y listo, de grandes ojos soñadores, de imaginación viva y despierta. Cuando mucbacho, el poeta, según resulta d e s ú s Memorias, latía en él bajo el aplicado estudiante de Matemáticas. Curiosísimo es el hecho de que pasaran c e r c a de treinta años de su vida sin que el espíritu creador de tantos c o n f l i c t o s d r a m á t i c o s se resolviese á romper la áspera corteza d e l matemático y d e l ingeniero. Grandes fueron las vacilaciones de E c h e g a r a y antes de resolverse á, seguir la más decisiva vocación de su y i d a De l o s cambios que en su f i s o n o m í a AUTOR DRAMÁTICO. 1879 p r o d u j e r a tan HHRSi í í i K- W ¡9 t C 1 1 W r i rí ií MINISTRO DE HACIENDA. 1 8 7 4 irreparablemente calvo como en la actualidad, pero exornado con una barba apocalíptica de que hoy se asusta él mis: no. La cara, ya enflaquecida y espiritualizada por el estudio, presenta grandes y angulosas líneas y áridos planos, como conviene á un hombre que se pasa la vida en las regiones ideales del cálculo y de la especulación. Tras este retrato, y sin que tengamos ninguno