Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
eONTPvASTE CAKNAVAbESeO E L CARNAVAL SEPARATISTA E N 1641 M f. espantosa matanza de castellanos realizada en Barcelona por los sanguinarios segadoním 1 res que vengaron en aquéllos torpezas de la monarquía y abusos de los gobernantes, dejó indeleble memoria de la festividad del Corpus de 1640, que en tal día se solemnizaba, y que por tan cruel carnicería ha quedado en la Historia con el nombre de Corptis de sangre. Comenzada así la rebelión separatista de Cataluña, pocos meses después, á principios de 1641, cerca de los días de Carnestolendas, el ataque al castillo de Montjuich ofreció á los sublevados importante victoria sobre las armas castellanas, que quisieron celebrar con fiestas solemnes. Memoria de éstas ha quedado en una breve relación impresa, cuj- a portada dice así: Kelacio de las festas qve la illvstre Ciutat de Barcelona ha fetas a sa insigne Patrona S. Eíulalia, en accio de gracias de la vitoria alcansá en la Montaña de Monjuich. (Cruz aspada de Santa Eulalia. Ab liceircia del Ordinari: en Barcelona en casa Sebastia y laume Matheuat, ny i64i. Las fiestas de que da noticia esta relación, no pueden ser más sencillas. La víspera (11 de Febrero) por la mañana, repique general, comenzando la Catedral y siguiendo parroquias y conventos, y disparos de la artillería en torres y baluartes, con acompañamiento de bien ordenadas descargas d e mosquetería Por la tarde, en la Catedral, cuyas paredes adornaron con tapices y ricas telas, se cantaron vísperas y maitines solemnes. Por la noche, iluminaciones y más cañonazos y descaro as, p u e s c o m o d i c e l a r e l a c i ó n scnt- mes admiradas les Ihtminariesy tirs entre lo ohscur de Ices ienebras, Al día siguiente, oficios religiosos y sermón del jesuíta P. Puig, por la mañana; y por la tarde, procesión, con la misma solemnidad que la del Corpus, acaso para recordar la celebrada el año anterior, y más cañonazos y más tiros, situándose las compañías de los drogueros, plateros, tejedores, mercaderes de telas, notarios y estudiantes en distintos puntos de la carrera, para ir haciendo descargas de mosquetería al paso de la procesión. Y nada más, en cuanto á aquellas fiestas aunque mucho más respecto á las venideras. La relación acaba con estas frases: Esta tan insigne festa ha deliberat la filustre ciutat de Barcelona fer cada any a sa gloriosíssinia Patrona, en memoria de tan gran vitoria, y benefici. Y los dias de CamestoUes dedicáis cmtcs a balls y frofañiláis manar dir generáis Anmersarls per les animes de sos deffunís deffensors. iswwvwxuniiimni II EL CARNAVAL PATRIÓTICO DE 1653 Pasaron doce años. La rendición de Barcelona, en los comienzos de 1653, cerca de los días de Carnestolendas, fué golpe mortal para la guerra, que apenas pudo sostenerse seis meses más, perdiendo cada día fuerzas y extensión. Cataluña deseaba la paz. El segundo D. Juan de Austria, á quien se entregó la plaza, después del perdón general otorgaWffiíifiiitiihiiniM do y de las concesiones hechas por el rey D. Felipe IV, entró triunfalmente en Barcelona y juró el cargo de virrey, á principios del mes de Febrero, celebrándose la paz con grandes fiestas, de que, sin embargo, apenas hacen mención los historiadores. Tió y Balaguer nada dicen de ellas; Feliú de la Peña, en sus Anales de Cataluña, sólo les dedica estas breves frases: Fueron ostentosas, festivas y lucidas las fiestas que terminaron en Carnestolendas; Lafuente se limita á escribir lo siguiente en su Historia general de España: Rindióse, pues, Barcelona y se sometió de nuevo al rey Felipe IV, con satisfacción general de los catalanes, que, al cabo de tantos años dé cruda guerra, deseaban ya con harta razón la paz. Y tanto más se celebró este suceso en Cataluña, cuanto que el x y concedió al Principado sus antiguos privilegios, partido que no habrían podido prometerse después de tan larga y tenaz rebelión. Con esto, todo fué fiestas y alegrías... Por fortuna, consérvanse también particulares relaciones, impresas y manuscritas, de aquellas fiestas, que forman contraste singularísimo con las de 1641, digno de ser notado y conocido. Entre las indicadas relaciones hay dos que tengo á la vista y contienen noticias suficientes para formar idea del lucimiento, de la animación, de la alegría de aquellas fiestas. Relación verdadera de las fiestas que ha hecho la nobilísima ciudad de Barcelona, por las mercedes que h a recebido nuevamente de la Real Clemencia y grandeza de la Majestad augusta del Rey nuestro señor Felipe IV el Grande. -Al final: Con licencia en Madrid, Por Gregorio Rodríguez, año de 1653. Relación verdadera de las fiestas de Carnestoliendas, Saraos, y alardes Militares, que se han hecho en la Ciudad de Barcelona, en agradecimiento ae verse a la obediencia de su Majestad Catholica (que Dios guarde. A. 1 final: Con licencia en Barcelona i Por loseph Forcada, delante el Palacio del Rey: año 1653.