Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REVI ANO XV STA- I LUSTRADA 1905 MADRID, 4 DE MAEZO DE NUM. 722 y 4 M ii 5 í pi. i v i j j j p y DIÁLOGOS esto es un baiíe de máscaras? Confieso mi desilusión. ¿Pues qué creías, ó qué esperabas? listo es un baile de máscaras antes del descanso. Después ocurren aquí, ó pueden suceder, otras cosas que las señoras no deben presenciar. ¿De suerte que me has traído para que vea lo que no tiene absolutamente nada que ver y para (jue me asfixie con la careta? Supongo que nos quedaremos á la segunda parte. -Creo que supones muy mal. -Pero ¡hombre! considera tú que nos pasamos la vida oyendo ponderar las diversiones de los bailes de máscaras, y cuando al cabo y al fin os arrancamos la decisión de traernos una noche al Real, no nos consentís que permanezcamos en él más que las horas del aburrimiento. Después, según parece, ocurren cosas extraordinarias, pero esas nos están prohibidas. Para ver lo que he visto yo esta noche, podía haberme quedado en casa tan tranquila, y no hubiese tenido que sufrir el sofocón que me ha proporcionado la careta y el disgusto de que s a m e hayan perdido las chicas CONYUGALES de Concha, confiadas á mi custodia. ¿Por dónde andarán buscándome las pobrecitas? A ver si tú las distingues; ya sabes: capuchones negros con lazos verdes. ¡Apenas si hay capuchones negros con lazos verdes! -L- a mayor cojea un poco. -Hay muchas que cojean, y hasta se sabe de qué pie. No te apures; en el descanso parecerán, y tocaremos retirada. -Como gustes. Con tal de no ponerme de nuevo la careta, soy capaz de que nos marchemos ahora mismo, suponiendo que demos al momento con esas chicas. ¡Cómo se deben aburrir las infelices! Hemos pasado una noche deliciosa: yo buscándolas á ellas y ellas á mí entre la algarabía de las máscaras, y tropezando á cada momento con el bloque de los hombrones, que se colocan en el centro del salón para que admiremos sus peinadas barbas y sus brillantes pecheras. Nada, no vuelvo más á un baile de máscaras, como el baile no empiece por la segunda parte. La primera ya sé lo que es; un sofocón.