Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mro REVISTA AKO XV I LU S T H A DA NUM. 710 MADRID, 11 DE FEUKEKO DE 1905 -I- DIÁLOGOS IO te preocupes de esa manera por un poco A grippe. ¿Quién ha logrado sustraerse este invierno á esa molesta enfermedad? Después de todo, se ha presentado, justo es decirlo, con m u y buena educación; es Tine. grippe ligera, benigna, casi amable. Y los que no la han padecido, la inventan para librarse, ya de una comida fastidiosa, ya de una recepción antipática. Real ó fingida, todos los madrileños distinguidos padecen la rz j Consuélate, pues, considerando que es lina dolencia de buen tono. -Sí, pero fastidia y desazona como si fuese una enfermedad de gente ordinaria. Y, sobre todo, lo que más intranquiliza es su constante variación. Tan pronto parece qne estás completamente curada, como te vuelve la sensación de frío, el dolor muscular ó nervioso y el desasosiego febril. Semeja mal de duendes; nunca puede asegurarse CONYUGALES que han desaparecido para no volver más de su alojamiento. -Mira, eso de las variaciones y de las incertidumbres es propio de la época; no acompaña únicamente á Idigríppe. La otra enfermedad de moda, la neurastenia, es un tejido también de alzas y bajas, de curaciones y recaídas. Te crees fuerte como un roble, y á la media hora te parece que comienza tu agonía. I a vacilación es la nota de actualidad: todo vacila, todo tiembla. ¿Qué ha padecido Rusia hace poco? Un fuerte ataque de neurastenia. ¿Qué hace Nicolás I I actualmente para salir del atolladero? Portarse como un verdadero neurasténico. Hoy se halla inclinado á implantar las reformas liberales, y antes de que acabe el día llama á su gente más reaccionaria y le adjudica los primeros puestos del país. Si le hablan de Constitución se encoleriza, y en seguida manda que l e redacten CONVALiecENCIA