Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IvIYPmLTvI He aquí un nombre y un apellido que no parecen corresponder á la misma persona. Míyriam es, como sabe todo el inundo, el nombre hebreo de las más poéticas mujeres de la Biblia; es el nombre que decimos hoy Maria. Harry es un apellido anglosajón ó germánico, y es al mismo tiempo el nombre de Enrique. Dentro de la universal monotonía de la literatura femenina, en la que el cosm o p o l i t a s ni o. hace aún más e s t r a g o s que en la cultivada por hombres, por lo mismo que las mujeres cultas son más raras que los hombres doctos y que en la ilustración d é l a mujer y en su educación hay menos, variedad de sistemas y m u l t i p l i c i d a d de aplicaciones, que én la educación é ilustración del hombre, M y r i a n í Harry se n o s presenta, como, un caso aislado y único, como una escritora de originalidad p o d e r o s í s i m a como una personalidad sobresaliente y rara. Myriam Harry, descendiente de una íamilia alemana, fué b a u t i z a d a en las aguas d e l- J o r d á n Había nacido en Jerusalén, y allí pasó los primeros años de su infancia. Alemán, inglés y hebreo fueron l o s p r i m e r o s idiomas que aprendió. Su alma de artista comenzó á formarse en aquel medio educador como pocos para los espíritus fuertes y audaces. A los trece años p u b l i c ó M 3- r. ia. m Harry s u p r i m e r a novela en un gran periódico alemán, y tuvo tanto éxito, que desde entonces no ha dejado de colaborar en las mejores revistas inglesas y alemanas, á las que ha enviado sus novelas, cuentos, libros de viajes y. estudios artísticos. Hace algunos años estuvo en París para seguir los cursos de la Escuela de Estudios Superiores Kot. Duchenne KJLE. RY (Ecole des limites Etudes y en especial para, estudiar las lenguas orientales, de las que prácticamente conocía algunas. Después de recorrer Europa entera guiada siempre por su insaciable curiosidad científica 3 artística, viajó largamente por Asia, habitó largas temporadas en Saig ó n y después en Puerto Arturo; recorrió la Indochina y los reinos de Siam y Annam, y para penetrarmejor en la vida de aquellas ajáartadas regiones, adoptó sus costumbres y su traje, se vistió con la túnica annamita y se dejó crecer las uñas. Tal vez en sus viajes c o n s t a n t e s pasó por p u e b l o s d o n d e s u belleza o c c i d e n t a l la hizo pasar por una semidiosa ó una princesa de cuento fantástico. En estos constantes v i a j e s muchas veces se ha visto en peligrosas y comprometidas situaciones, en que su gran espíritu ha probado la fortaleza varonil de su temple. No há mucho, regresó á París Mj rianí Harry, y en la capital de Francia se dio á conocer coiiio escritora de excepc i o n a l talento por una serie de lindísim a s narraciones á las que puso por título Cttentos de Belén. P O s t eriormente ha publicado otras novelas y un libro de viajes que han caus a d o excelente imp r e s i ó n e n t r e los críticos. Su última novela se titula La conquisía de Jerusale n y eS u n hermoso himno á la vida en toda su belleza natural y con todo el esplendor de la libertad propia del desierto y de las regiones primitivas. Alguien ha dicho que Myriam Harry es un Fierre Loti con faldas; pero también se dice, no sin razón, que, por caso extraño, los libros de Myriam Harry resultan mucho inás enérgicos y masculinos que los del autor del Pescador de Islandia.