Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FLORESCENCIA Como botón oerrado, de amapola, que rompe al sol! en púrpura se Uñe; con el Cándido rostro de rubor encendido en un despunte ingenuo de oirginal malicia, así la adolescente niña gentil, contando apasionada esta á sus amiguifas el suceso feliz, y escuchan ellas como oíros boloncitos de amapola que aguardan, agitados por el céfiro, romper, si sol, para teñirse en púrpura. S) iee ¡a niña adolescente: -Vengo de casa de mi hermana, que ha parido un nene como un sol: se siente gozo de tenorio en los brazos... qué carita! ¡es una rosa á medio abrir: estrellas sus ojifos parecen! gue monino! Mira sin comprender, como exírañando hallarse en otro mundo... Jüiora... duermo y, durmiendo, suspira y se sonríe ya, como si soñase con otra oída... ¡es cosa que hace pensar: Jll pecho se agarra que parece que ha nacido enseñado... 2) e hito en hito lo contempla mi hermana con un celo ¡gue el alma se le sale por ios ojos! ¡ftngel de Dios Saoañdole, cuando hemos ido á verle, le tenían desnudo, ¡encueres üiuos! ¡Qué carnes más hermosas! sonrosaditas, blancas... ¡suaves como la seda! y elpetilo rubín... ¡como su padre! -Jlsí la adolescente niña gentil, el caso peregrino cuenta á sus aimguitas, que abren los be los ojos admirados... ¿I la verdad augusta que, cual radiante sol, rasga el niisterio, alborea las frentes candorosas y hace de tos humanos bolones virginales ¡fiares de amor abiertas á la oída! ViciíxTE aiEDINA V vSi Ai k ¡iüi