Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
el campo. Al contrario, el frío, en vez de acoquinar y engtirruñir á las gentes, parece que excita sus nervios y les impulsa á mayor actividad. La nieve y el hielo se convierten en e l e m e n t o s necesarios para diversos deportes agradables y gustosos, en los que, por necesidad ó por placer, toma todo el mundo parte. De ellos se han vulgarizado sobremanera este año los patines y los sMs. Según las fotografías que hemos recibido de Berlín, en los alrededores de la capital de Alemania ha formado y forma el hielo una corteza tan dura, ya sobre la tierra, ya sobre la superficie del río Sprée, que aldeanos y mercaderes, industriales y caminantes se han visto obligados á usar los patines como si fuesen el calzado usual y corriente. La muchacha que va con la alcuza en la mano á comprar un litro de aceite, la vieja vendedora que acude al mercado, el cartero que va á entregar la correspondencia, jóvenes, viejos y niños, todo el que había de andar á pie, utiliza los patines cortahielos por pura precisión, y ¡parece mentira! para ahorrarse costaladas anda con ellos sobre las heladas superficies de ríos y arroyos. En Suecia y Noruega, donde la cantidad de nieve acumulada es mayor y la superficie helada aún m á s espesa, lo que antes era el divertido deporte de los skis, se ha convertido en un medio habitual de locomoción. Hombres y mujeres dedican largos ratos á adiestrarse en la marcha con skis, y ya hay caminantes de este género tan duchos y h á b i l e s que no sólo marchan sobre el hielo veloces como flechas, sino que dan unos saltos terribles sin perder el equilibrio ni romper las endebles láminas de madera que les sirven de andadores. 1. SEÑOKAS Y CABALLEROS NORUEGOS CAMINANDO CON PKIS W. B. 2 UNA VIEJA P A T I N A D O R A -3 LOS SK 5 í EN SUECIA. UN SALTO MORROCO- TUDO Fot. Bi- rliner Illustmtions GesselIiCliaft