Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FOl I Rív K E S P ü é s de haber representado durante mada que nos ha sonreído en el salón amigo, y v y cieii noches i el papel de Friquét en la cuya silueta luego nbise h a borrado de nuestro obra- deliciosa de Gyp y Willy, niaderecuerdo; la Lutó endiablada que ya no es una aioiselle Pelaire se decide á, descansar. Pero. voschiquilla y que aún no es una señorita, que paotros los que conocéis el alma de los artistas ena- rece grave cual una centenaria al escuchar, frunmorados de su arte, sabéis lo que significa en sus ciendo algo el entrecejo, las conversaciones dé la existencias la palabra descanso gente seria, y que en otras ocasiones, ante una- -Hasta cuando duermo- -dice Réjaiie- -trabajo mueca, ante un saludo grotesco, ríe á carcajadas como si no hubiese aún cumplido los diez años de soñando en papeles fantásticos. edad. Y en la frivoP o l a i r e hará lo lidad gamine de SU mismo toda su vida. inocencia y de s. u Y durante estos veininqpnsciencia, hizo te ó treinta días que visible lo que hay dé sus autores- habituam á s misterioso en; les la dejen libre, allas almas que des- guna sorpresa prepier tan á la vida. parará. Cuando Clatidt Su afici 5 n á la coterminó su gloriosa: media nació así ducarrera escénica, al- rante unas vacaciogunós artistas se prenes. S ü a era cantaguntaron si. la delidora, simple cantaciosa actriz iba á voldora de café- concierver á sus canciones to, más famosa p o r de antaño. su talle de avispa y. p o r sus ojos de fuego, ¡Sü- T- declaró ella. que por su talento. Volveré al concier ¡Era cantadora! Toto, puesto que en el das las noches, enteatro sólo soy capaz vuelta en torbellinos de encarnar almas de gasas multicolocasi infantiles, y es- iras, decía ante mil tas almas no abunespectadores indifedan- en los dramas rentes las coplas memodernos. nos i n t e l e c t u a l e s Pero Willy velaba. q u e existen en el El conocía, entre las mundo. creaciones de Gyp, una Claudina de fe- Un día leyó el priria. La sacó de la mer tomo de las Claunovela y la l l e v ó dinas de Willy. Aquelas tablas. Era una llo fué una revelaClaudina flacucha, ción. Entre las págipálida, despeinada y nas ligeras se encondesilusión ada, q u e tró á sí misma. vivía con. un parien ¡Yo soy Claudina! te muy viejo en una: El ilustre escritor barraca de funám- se echó áreir. ¿Claubula. El pariente era dina aquella muchapayaso. Ella era ama- i cha morena, de ojos zona. Éós chicos le de gitana y de cahacían la corte. Ella béllera de granuja? se reía de ellos. Su ¿C l a u d i n a aquella alma; algo salvaje, cantadora d e contenía su secreto: el cierto? No, no podía amor qué la inspira. -ser. ba un caballero noElla insistió: ble. Y una n o c h e ¿Yo s o y Claucomo el c a b a l l e r o- dina! apareciese en el circo Y luego, poniéndatído el brazo á una dose de pie, recitó mujer en el momento algunas páginas del POLAIRE EN EL F R I Q U E T D E G Y P Y W I L L Y del ejercicio peligrolibro. sísinio de saltar de Era Claudina. Para ella se convirtió la novela en comedia. Y quinien- un trapecio á otro, la emoción fué tan grande, tas veces seguidas, entre tempestades de aplau- que la pobre funámbula cayó, y se rompió e! sos, representó su papel con un talento que nadie cráneo. Esta segunda obra, Friqmt, fué para Polaire un le, hubiera supuesto antes. Fué ingenua y maliciosa. F u é tierna. Fué coqueta como la coquetería, triunfo tan grande como el primero. Y ahora que Friqtiet también ha desaparecido de y sencilla cual una flor. Fué la encarnación de los la escena, la deliciosa artista ya no piensa en yol ensueños literarios de muchos artistas; el pajarito sentimental de París; la mariposa loca del bule- v e r a l concierto, no, ni en. renunciar á l á coinedia. -En lo que pienso- -dice- -es en descansar; vfird; la llama inquieta de la sociedad moderna. Ya veréis que el tal descanso no será muy largo. Fué Lulii, la Lvilú de todos los poetas: la Lulú miE. GÓMEZ CARRILLO Píij- i