Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E PROCEDÍ (HUIMVIILOSO PODE El mundo está asombrado ante las sorprendentes curaciones llevadas á cabo por el Profesor Mann. EI FERMEDMDESTLAMADAS INCURABLES Médicos, Sacerdotes, personas de todas profesiones, declaran cómo él ha curado ciegos, cojos, paralíticos, y muchas otras personas que estaban al mismo borde del sepulcro El PROFESOR MANN ofrece consultas y consejos absolutamente gratis á todos aquellos que padecen cualquier enfermedad Hombres, niajeres, doctores, maestros y sacerdotes de todas partes del país, esfíin asombrados ante las maravillosiis curaciones Jlevadas á cabo por el profesor Mimn, dcscn- bi- idor de Radiopatía. Kl r! o emplea drogas en sus oiiraciones, ni cura por medio do Ciencia Cristiana, ni Ostoopatia, ni Hipnotismo, ni Cura Divina, sirio por una sutil fuerza física natural, en combinación con ciertos remedios magnetovilales que contienen los verdaderos elementos de vida y salud. I: n una reciente conversación, solo pidió al Profesor Mann que invitara á. todos aquellos que sufrieran de alguna cníormcdad, á que lo eseribiescn ó visitasen para que 61 los cu raí Algunas personas ban declarado- -dijo el r rofesor lann- -que los poderes que poseo son sobrenaturales; me llaman el Curador Divino, el Hombre do los Poderes Misleriosos. Eso no es así; yo curo porque conozco y entiendo la IVaturaleza; porque empleo la. s sutiles fuerzas de ella para restablecer ci sistema y restaurar la salud. sPcro al mismo, tiempo, yo creo que c sabio Creador no me hubiera dado la oportunidad de hacer los descubrimientos que- ho liccbo. ó ¡a habilidad para desarrollarlos, si- no luibie. ra intentado que. yo deberíarüsar. C J StCSi UD ios en bien déla humanidad. -Por consiguien- te, yo siento que os mi deber el dar á todos aquellos que sufren, íos beneficios déla ciencia que practico. Desoo decir á todos aquellos que sufren; -que pueden cseribirmo cóníidencialmeiite, y que absolutamente gratis diagnosticaré sus respectivos casos y les explicaré cómo por medio de un sencillo tratamiento en el hogar, el cual garantizo, pueden ser radicalmente curados. 2 N 0 me importa ouán graves ó serlos parezcan sus casos; lo que deseo es que me escriban, para de eso modo poderles hacer un bien. Tari grande ha sido el asombro causado en el- mundo médico por las maravillosas curaciones llevadas á efecto por el Profesor Mann. fiVc varios doctores fueron: nombrados para investigarlas. Entre estos doctores se encuentran los doctores Herrer y Doran, ambos famosos médicos y cirujanos. Después de una penosa investigación, estos doctores quedaron tan asombrados ante la gran influencia y grandiosos poderes del Profesor Mann y la maravillosa eficacia de iiadiopatia, que voluntariamente rompieron toda clase de compromisos y abandonaron los métodos de tratamiento que hasta entonces habían usado, para dedicarse exclusivamente á asistir al Profesor Mann en su grandiosa y noble labor en bien de la humanidad. Con el descubrimiento del tratamiento radiopático del Profesor Klanñ, eininentes médicos están do acuerdo en que por lin el tratamiento y cara de las enfermedades ha quedado reducido á una ciencia exacta. -Más de 10.000 personas do ambos sexos han sido curadas durante los meses- pasados por medio d, e Radiopatía, el maravilloso dcscuftrimiento del profesor Mann. Algunos estaban ciegos, otros sordos y algunos paralíticos que apenas podían moverse; ¡tan grande era su desgracia! Í- Iabía quienes padecían do mahdc Bright, enfermedad del corazón, tuberculosis pulji; onar, y muchos quienes hacían sido declarados incurables. Otros padecían de los riíioncs, dispepsia, debilidad nerviosa, in. somiiio, neuralgia, con. stipado, reumatismo, y algunas otras por el estilo. Algunos eran adictos á la embriaguez, morí iiomanía y otros malos vicios. No hace mucho tiempo que Joan Adams, residente en Blalcesbury, quien había estad cojo por más de veinte años, fué sanado por el. profesor Mann sin operación de ninguna clase. Como- por la misma época la cbidad de Rochester s: levanfp. ba asombrada ante la curación de uno de sus ciudadanos m: 4 s antiguos, íír. P. qaien por espacio de muchos años había e, stado pai- cialrnenle ciego. El señor J. K. Kneff. residente on M, ¡llesburg, quien durante algunos años había estado sufriendo do una catarata en el oio izquierdo, fué curado rápidamente por ol profesor Mann sirr ninguna clase de ofiOnieión. De Longsport viene ia noticia del restablecimiento de la señora María Ereher, quien por espacio do un año había estado completamente sorda. De la Hra. E. Abdíe, de Omaha, Xeb. vienen estas agradables impresiones; Había estado sufriendo por espacio de catorce años, sin que ninguno do los siete doctores que durante mi enfermedad Cíjnsulté pudiera encontrar, alivio á mis mate. De. pué 3 do iadiopaiíii. haber estado sometida por algunos días al tratamiento radiopático del profesor Máiin, me encuentro perfectamente bien. El Sr. G. W. Savage, quien no solamente estaba paroialmenteclago y sordo, sino á las puertas do la muerte, á consecuencia de una grave complicación de enfermedades, quedó perfectamente restablecido después de haber estado sometido por algunos días al tratamiento radiopático del profesor Mann. Cuando la Radiopatía es empleada propiamente y en combinación con los remedios adecuados, no sólo cura una, sino todaelase de enfermedades. Si usted estáenterjno, no; impoxta qué enfermedad le aqueje ni quien lo diga que no puede ser curado; escriba al profe- or Mann describiéndole los principales sín. tomás de su dolencia y el tiempo que ha estado sufriendo, qae él, tan pronto como reciba su carta diagnosticará su caso y lediiá de qué enfermedad está usted sufriendo, 1 le proscribirá el tratamiento que con toda seguridad ha de devolverle la salud. Esto no lo costará á usted absolutamente nada. El profesor Mann también le enviará una copia de su nuevo libro titulado LAS FUERZAS SÜCRETAS DIv L. A NATUKAttíZA. Gómo íírarse ij r. ivar a otroa. Este libro da á conctear ex: ictam 3 nte cómo el profesor Mann cura toda clase de eríformedad s; enteramente d 3, cribe la naturaleza de su maravilloso desoabrimiento, y explica có; no usted puede Hogar á poseer este gran poder magnético para curar á los enfermos. Elprofesor Mann no pide un solo centavo por sus servicios en conexión, con esto; usted loS; -i- éeibirá sbsototanieiite gratis. El ha hecho un grandáícübrimiento, y rf. ésea darlo á conocer á todos los enfermos para que puedan recuperar las perdidas fuerzas y salud: Todas las comunioaelones qae c uitongan la descripción de le? sin- tomas de su enfermedad, deben llevar ia palabra Personal Escriba su nombre y dirección con mucha claridad Todas las cartas deben sor dirigidas, al profesor G. A. ¡VJann, Dept. 103- B. Rochester. No v- York, listados U; i los de A; iicrica.