Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
íi- í 5 v rW- -í- vr i O iLsie E joven buen esposo torna de la tarea... en la paz y el sosiego de su casita sueña, y fatigado en la continua lucha por la existencia, rendido del trabajo, torna al hogar tranquilo, refugio en las benditas horas de tregua. Torna al hogar, en donde con amoroso celo se le espera... torna como gozoso pajarilla que escapó de la jaula y hacia su nido vuela. le aguarda con el niño al pecho en el regazo la amante compañera, ¡y el joven buen esposo á la madre y al hijo en muda y larga adoración contempla! De la fatiga del rendido cuerpo se recobró el esposo; la sonrisilla tierna del niño, acaso en la abatida frente disipó la negrura de penosas ideas, ¡y augusto como gracia de los cielos, en el hogar humilde el dulce idilio reina! Comiéndoselo á besos y haciéndole arrumacos, el padre con el niño juguetea, mientr as la madre, que cogido al pecho al pequeñuelo tiene, se embelesa mirándolo mamar, y en arrebatos de maternal ternura, alocada, deshecha y dándole chillidos entrañables, contra el desnudo seno con efusión lo aprieta. Til niño, codicioso, que con boquita y manos aferrase á las ubres, se afinca y ronronea, y en alto los menudos piececillos, agitándolos, pega con ellos á su padre, que enajenado rie y en las rosadas carnes cosquillea... -7 lene- -le dice el padre, ¿es que al papá le pegas? JVo me pegues, cariño, que yo te quiero mucho. ¡te quiero mucho, prenda... ir la madre le dice: No, monino, al papá, corazón, no se le pega... Til papá se le quiere, al papá se le besa... Llámale tú con tu boquita, cielo... ¡di papatto, estrella... ¡Papá! -graciosamente el niño balbucea, volviendo la carita al par que el pecho suelta... Los jóvenes esposos absortos y felices lo contemplan, ¡y una gota purísima de leche en el botón de rosa del blanco seno tiembla... Vicente DIBUJO DE M E D I N A VEHA M EVmJl