Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
X i DIOSA YEL J DA C I V A N T V S de Mileto era el m e r c a d e r u ñ. s d e tod Ta ciudad. J ii i lla pnscTa u n a casn. espaciosa. llcn- i d e líinmrJü estatuas y otros primores, con sianújnt- ro d e esclavos. Cecea le Mileto, en eJ caiJipo, tenía Sófane nira casa, como de recreo, desde cuyo pórlíco se veía el m a r azul. Rodeando I. T. casa d e canipo había un huerto deleitoso, florido en príiuavera, y euvün frutales, en estío y en otoño, d a h a a copia de tirujiente nuece. s, de hi os melosos y de perfnniada pomas. Un el ptierlo d e Miltlo CTjtrahaii á menudo, fibarrotadas de mercancías y volvienüo de los coufiíies del mundo conocido, unas ú otras d e vei: te g r a n d e s naos, propicclad de Si ffaues el rico, V contaba tjste coi amibos numerosos y ííegurns, sabios y ¡irtiataí! que ustahan de platicar con S 5 f. meSH porqne Srífancs, sobre ser rico, e r a también discreto y liabia eitndiadtj las letras y las artes cuando mo o y se iiía cstndiáudolañ y amándolas eii el víf- or de su edad, V también ¡gustaban de Sófanes las mujeres, porque, ñ su riqueza y liií crtcidu. jiíutaba S jfanes varonil hermosura y desyjrendimiento jjeneroso. Pero í l se montraba esquí u con liif, nijaronnüv doncellas de Milclo, Kl Jlijü le Ciprina le tenía apHsíoDado en los bia o3 d e la rubia Tionc, hermosa cortesana de la Jouia, quien, de Sófanes enamorada, con él vivía y presidía graciosa sus fiestas y banquetes. E n medio d e tantos tesoros y venturas, no era Sifanes felií. Su espíritu estaba inquieto. Ansialfa s a b e r más de lo que ya sabia, elucidar el misterio de las cosas, lo jrar el conocimiento d e la v e r d a d y hermosura supremas. En las a c u d a s disouisiciones de los filfísofos no hallaba l a clave del e n i g m a universal, E u cuanto á sus propias obras ¿e arte o á las de sus aniij os los pintores y escultores, anit- Sófanes concebía á otra mujer de venustidad suprema, ideal c n a l u r a por quien suspiraba en vano, V S 5 fanes p e n s a b a que el orbe es g r a n d e y que lo que no se daba en irileto qui ¿is lo hallaría en leJA- pi,