Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La canción de PierroÉ Bon soir. Matinme la Lunc, ¡boíl soir! Cantando de sus amores las penas que padeció, sus martirios y dotares, pasa la- vida Pierrot. Su canción desgarradora la escuchan mal y de prisa, porque, mientras Pierrot llora, la gente llora... de risa. Se mofan de sus tormentos, sus muecas hacen reir, son chistosos sus lamentos, divertido su sufrir. Le traicionó Colombina, y el payaso sin fortuna dio en la idea peregrina de hacer trovas á ¡a luna, y amante, rendido y, tierno, canta su amor increíble, porque Pierrot es el eterno amador del imposible... Cuando con serena calma la noche tiende su velo, como un quejido del alma lanza su canción al cielo, y la luna que, amorosa, la triste cita escuchó, luce radiante y gozosa y, en la noche silenciosa, oye el cantar de Pierrot. ¡I una... Amable y candida luna, oye mi triste canción... lío te canto mi fortuna, y en ti me consuelo de una mujer que me hizo traición... ¡Luna... ¡Amable y candida luna! rrta... triste como el alma mía, tú me escuchas sin temor y oyes con dulce alegría el raudal de poesía con que canto mi dolor... Tría... ¡triste como el alma mía... ¡Luna... Amable y candida luna... Tú eres blanca como yo, tú eres pura cual ninguna y en ti me consuelo de una mujer que engañó á Pierroi... Luna. ¡Amabley candida luna... y cuando Pierrot termina la sublime serenata, recordando d Colombina su pecho el llanto desata... Tin sollozo y un lamento ahogan la triste canción y van desgarrando el viento con largo y fúnebre son... Pero cuando rompe el día nace en Pierrot la alegría, canta y ríe él sin fortuna repitiendo todavía: ¡Luna... ¡Amabley candida luna... Josí Ju 4 N CADENAS JJiImio de OísljLi t