Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA TRAPA P N el término de Getafe hay una amplísima finca, casi coto- redondo, conocida por la Casa del Cura, en la que desde hace quince ó dieciséis años está estab cido con el nombre del Val de San José un Monasterio de frailes cistercienses, ó sea una trapa. Dedicados personalmente al cultivo de la tierra, aquellos religiosos comparten las rudas faenas del campo con la observancia de la austera, austerísima regla á que pertenecen. Para poder formarse idea de lo qiie es la regla de los frailes del Cister, baste saber que la vida se hace en común, que se duerme vestido, de ocho á una de la madrugada; que de una de la madrugada á ocho de la noche tiene la comunidad seis horas de coro; que la alimentación consiste en tres porciones de vegetales, r e p a r t i d o s por mañana, medio día y tarde, sustituidos los domingos y días festivos por tina sopa de pan con aceite, unas judías ó lentejas, un plato de arroz ó cosa se- mejante. El silencio es prescripción absoluta y terminante. Hombres del campo, al parecer, nadie podría suponer que bajo el burdo y áspero saj- al se esconde un Fraj Esteban que en el mundo fué capitán de fragata; un Fray Jesús (actual superior de la Trapa de Getafe) doctor en Medicina y catedrático, por oposición, en Barcelona; un Fray Cesáreo, eminente pintor, de cuyas obras en la capilla del Monasterio relevantes muestras existen, y otros muchos que en el mundo ocuparon brillante posición. ANTONIO DE DUEÑAS FOTOGRAFÍAS DUEÑAS