Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ill igMCrónica 6 ráficall lii mu mii 99 m 5 ÍAV pTsPECiAL satisfacción tenemos en comenzar esta crónica felicitando á un ilustre colaborador de BLANCO Y NEGRO, el gran poeta y erudito sevillano D. Francisco Rodríguez Marín, cuya importantísima monografía acerca de Pedro de Espinosa acaba de ser premiada en público certamen por la Real Academia de la Lengua. El Sr. Rodríguez Marín, en quien se reúnen las altas dotes de poeta y crítico, que sólo son propias de los grandes ingenios, es, después del maestro Menéndez y Pelayo, el más profundo conocedor de la Literatura clásica española. A sus incansables tareas de investigador debemos una completísima colección de Cantos papilaresespañoles, numerosos libros y trabajos de saber popular (folk lore) y las magníficas monografías El Loaysa del Celoso Extremeño y Dids Barahona de Soto. 1 A tragedia clásica va á anidarse dos días en nuestro burgués teatro de la Princesa. Sófocles llega hasta nosotros con los baúles y fardos de la compañía Mounet SuUy. E. ste gran actor, decano de los de la Comedia Francesa, es de suponer que con su voz apasionada, su noble figura y sus prestigiosos ademanes levante un poco el e, spíritu de nuestro público. TRO gran artista, J, Kubelik, se ha encargado también de sacudir nuestros nervios, un tanto flojos y laxos por culpa de la mansurronería corriente y moliente. Así como Mounet Sully, con sus treinta y dos años de teatro, es una gloria llegada á la madurez, el violinista Kubelik, á quien muchos con. sideran hoy como el primer ejecutante del mundo, es un mozo de veinticinco años, no más, fresco é ingenuo, de quien todavía pueden esperarse nuevas maravillas. I A batallona cuestión de los sombreros en el teatro ha comenzado á resolverse en París mediante una componenda que no osaremos calificar de honrosa. Las señoras parecen decididas á abandonar los terribles armatostes que tanto han afligido á los concurrentes á butacas; pero la solución que indican las fotografías de París tampoco satisface por completo. Esos tocados, de tener algún carácter, han de llevar tal cantidad de adornos, esprits y plumajes, que casi equivaldrán á los sombreros para los efectos oportunos, como se dice en papel de oficio. C K casó Gloria Laguna con el señor marqués de Taracena. En la boda hubo mucho lujo, mucha animación y muchísima alegría. Los recién casados salieron en automóvil para su finca del Espinar, en la provincia de Toledo. Multitud de personas, pertenecientes á todas las clases sociales, tributaron á la recién casada, al salir de su palacio, una cariñosa ovación, demostrándole una vez más las grandes simpatías con que cuenta en el pueblo madrileño. I J NA nevada en Madrid á mediados de Noviembre no es un espectáculo frecuente. La del domingo pasado fué verdaderamente grandiosa, y de ella se aprovecharon algunos escultores espontáneos para hacer diversas figuras, siendo naturalmente la preferida la del señor Presidente del Consejo. C U R I O S Í S I M O nos parece el retrato del general Nogí, sitiador de Puerto Arturo. El ataque y la de fensa de esa plaza constituirán uno de los más memorables empeños bélicos que recuerde la historia. Frente á la hermosa figura de Stoessel, es interesante presentar la triste figurilla de Nogi, especie de pitecántropo, en cuyo rostro no se revela, por cierto, ninguna inteligencia superior. i. rh i ff t y 7 EL LAUREADO ESCEITOR D FRANCISCO RODRÍGUEZ M A R I N EN SU DESPACHO D E SEVILLA Fot. Carrera