Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
m s Tii li. 0 í ¿í ¿Í ¿Ís i sW- VIS l A GIÍNEKAL DE KSQtTIVIAS Y SU CAMPIKA LUGARES CERVANTINOS K S Q U I T I e p s i e lugar, por mil causas famoso, una por sus ilustres linajes y otra por stxs ilustrísimos vinos como dijo Cervantes en el prólogo del Persiks, fué u n o de los pocos lugares donde el inmortal autor del Qzajotc gozó algún tiempo la felicidad apacible y no turbada que el honesto amor y la constitución de una familia granjean á todo hombre bien nacido. No diremos que acaso, sino por disposición del cielo, acaeció que en sus viajes y andanzas Cervantes parase en Esquivias, que era entonces pueblo muy principal y aún lo es hoy entre los de la provincia de Toledo. Allí se enamoró de una linda joven de dieciocho años llamada Doña Catalina de Palacios Salazar y Vozmediano, hija de acomodada é hidalga familia. Cantó y contó sus amores, juntamente con los que sus amigos I uis Gálvez de Montalvo, Francisco de Figueroa, Luis Barahona de Soto y otros poetas de entonces tenían con otras damas, en el suave relato pastoril de la Calatea. Con esta habilidad poética, su fama y gloria de buen soldado y su buena gracia en contar las aventuras que en tierra de moros y en calidad de cautivo corriera, sucedió que Doña Catalina vino á enamorarse de Cervantes como Desdémona de Ótelo, aunque y a tenía él treinta y siete años, la tez curtida por el batallar y tráfago de un vivir azaroso, algunas canas que entre el oro de la barba se parecían y ningunos bienes de fortuna. Casáronse, pues, en 12 de Diciembre de 1584, y allí vivieron felices. De ello conservan memoria sagrada los nobles vecinos de Esquivias, quienes designan una de las casas del pueblo como la habitada por Cervantes con su mujer. Hablar en Esquivias de Cervantes, es mencionar algo muy grato y venerable para grandes y chicos. El ilustrado párroco del pueblo enseña con discreto orgullo la partida de casamiento conservada en el Archivo parroquial. iS? CASA DOXDR, SEGÚN TRADICIÓN, VIVIÓ CERVANTES