Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CüENTOT ft COMCURyoy HnTORISTAT petable público: P A R A N I Ñ O S Empiezo por reSOLOS clamar la atención y el silencio. Voy á ilustraros, que buena falta os hace, respecto de este maravilloso aparato llamado fonógrafo, que me compraron ayer mis papas en atención á que era el día de mi santo y en consideración á que lín servidor es uno de los niños más aplicados de la sociedad contempoiánea. LüisiTo. -Haga el favor de no ponerse monos el conferenvíante. PEPITO. -Me pongo lo que me da la E CONFERENCIA L FONÓGRAFO. PEPITO. -Res- gana, y ruego al público q u e no interrumpa, ó de lo contrario... fkacc ademán de dar zirt moquete) Pero, siguiendo nues- tfa explicación, os diré, señoras y señores, que el fonógrafo aquí presente es un aparato para escribir el sonido en u n a placa ó lámina sensible, guardarlo en ella y reproducirlo cuando se quiera, repitiendo las vibraciones que se produjeron al hablar ó cantar frente á esa lámi... ANITA. ¡Vaya una gracia! ¡Eso ya lo sabíamos nosotras! ivUJSiTo. -Permitidme decir que el conferenciante es un latero. TODOS. ¡Abajo las conferencias! ¡Mueran las explicaciones! y ¡que toque el fonógrafo! PEPITO. -Vais á oirlo, público indocto y despreciable. (Sttena el foitógrafo, y todos oyen con la mayor atención. Ea, y a se ha acabado la parte artística de la sesión. Ahora vuelve á comenzar la parte científica. TODOS (refunfuñando) ¡Hum, huml ¡Qué aburrimiento! P E P I T O (empuñmido una varita mágica) ¡Atención! Decía que en 1877, el famoso Thomas Alva Edison, observando las vibraciones de... (Aparie. Ahora sí que escuchan con atención. (Mirando en torno svyo. ¡Claro! como que se han dormido. ¡Sea usted hombre de ciencia para esto! (Se va con la música á otra parte. Moraleja. -Es imíti qíierer hacer de la ciencia un recreo. Vale tnucho más hacer del juego tina ciencia, si se tiene arte y simpatía para ello. F O T MUÑOZ D E BAETíA