Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
m miYónm éráñcam mm ji 9i t p L lieniioso país de Baviera, llamado por quienes le conocen ¿a Andahtcía alemana, es el más plácido y suave de cuantos componen el Imperio germánico. La serenidad y hermosura del suelo y del cielo dulcifican los sentimientos y las costumbres de sus habitantes; el arte reina en todas las mansiones y la sencillez propia de los tiempos clásicos se enseñorea de todos los e píritus. Baviera es un oasis pacífico en medio de las agitaciones y turbulencias de Europa, y tal vez el hogar más tranquilo de aquel país sea la residencia y palacio de Nymphenburg, donde vive la infanta española Doña Paz con su marido, el príncipe cirujano y músico D. Fernando, y sus hijos. Poco hace que conocimos en Madrid á la infantita Doña Pilar, que por su gracia j s u modestia cautivó todas las simpatías. Así que ahora vemos con el may r gusto las notas gráficas de su vida y ocupaciones favoritas, que consisten principalmente en el ejercicio de la caridad para con los niños desvalidos. Para proporcionarles vestidos y juguetes, S. A. R. secundada eficazmente por algunas autoridades alemanas, ha formado Juntas bienhechoras, y últimamente se ha celebrado en Landshut una Exposición de los objetos donados con tan noble designio por los particulares, y en la cual la infanta de España se ha mezclado con los niños pobres de Baviera y ha tomado parte en su infantil alegría. 1 I NA de las señoras más hermosas de la aristocracia española, la Excma. Sra. Marquesa de Ayerbe y de Rubí, descendiente de la antiquísima estirpe de los Sotomayor de Galicia y casada con un ilustre representante de la rancia nobleza aragonesa, acaba de dar á la estampa el precioso libro titulado El Castillo del Marqiic s de Mos en Sotomayor. El trabajo de la Sra. -íarquesa de Ayerbe es al propio tiempo monografía documentada propia de un erudito concienzudo, y discreto y cortesano estudio de una gentil dama. Narra en él con pluma elegante y ligera las vicisitudes de la casa de Sotomayor. dueña de la señorial mansión donde nació la Marquesa, y presenta con sobrio arte y supremo eiicanto las viejas figuras de los grandes señores de la casa, no excediéndose en la alabanza de sus virtudes, ni olvidándose de mencionar sus vicios ni de reprobar sus crímenes. Nada más grato para el cronista noticiero que poder alabar y poner en las nubes el ingenio de una dama española como la ilustre Marquesa de Ayerbe, cuyo mayor elogio consiste en decir con justicia que su talento iguala á su hermosura. l l í ARTHOLDi, el escultor más popular del mundo, ha muerto á la edad de setenta y dos años. Véase qué extraños casos ofrece la vida artística. El nombre de Bartholdi no era conocido sino de los artistas, pero su obra maestra, la colosal estatua de La Libertad iluininando al mtmdo, que domina y alumbra la rada de Nueva York, no hay nadie que no la conozca. pTiv Rey Sol, Euis XIV, ha resucitado: se pasea por las alamedas de Versalles, hace correr las fuentes maravillosas para divertir- á las damas de su corte, almuerza al margen de los lagos y se divierte en grande... para que un fotógrafo reproduzca todas las escenas de su vida en tiras cinematográficas, como representan las fotografías que del propio Versalles nos remiten. SS, AA. RR. DONA PAZ Y DONA PILAR VISITANDO UN CONVENTO D E MUNICH Fot E. Servant