Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOLITA HISTORIA DE XJNA NIÑA QUE SE HARÁ GRANDE C UÁNTOS años tiene Lolita? ¿Doce ó trece? Yo le digo: -L o l i t a these pan- cakes are hadly done... I olita, esos flanes están mal hechos. Ella levanta sus ojos claros, azules, grandes, ingenuos y me mira en silencio, absorta. Lolita está en la playa, arrodillada en la arena, puestas las manos sobre un diminuto cubo de lata vuelto hacia abajo. Lolita tiene el cabello largo, sedoso, castaño, que cae sobre los hombros y encuadra tina cara ovalada con la boca peQueña, con las Una ola rompe más espumeante, más rumorosa que las demás, en la arena dorada. Y yo ya no veo una Lolita de quince, de dieciocho, de veinte años. Lolita tiene ahora treinta. Acaso lleva un traje de luto; su tez es pálida; camina lentamente; su talle es grueso; un señor con lentes, con un bastón de puño de plata: un señor que tal vez es abogado, que acaso es médico, marcha á su lado; un niño, una niña, otro niño, van delante... De cuando en cuando el señor se acerca á ella y le habla; ella muestra un tenue gesto de v. 5. a ú í displicencia y dice sencillamente: Sí ó bien: No Y cuando el crepúsculo llega, todos vuelven á casa despacio, silenciosos, como cansamejillas rojas. En el fondo, el mar azul, verde, dos, como anonadados por no se sabe qué peso glauco, j) lata, se extiende en una inmensa y lu- misterioso é insacudible. minosa llanada. Y otra ola henchida, encrespada, sonora, se des- -L o l i t a r e p i t a u s t e d These payi- cakes are hadly hace en la playa. done. Y ante mí ya no está la Lolita de quince, de Lolita repite: dieciocho, de veinte ni de treinta años. Ahora Lo- -These pan- cakes are hadly done. lita tiene setenta. Y Lolita está sentada en un siY entonces yo aparto sus manos largas, finas, llón de gutapercha negro; enfrente, en un ángulo, puntiagudas, del diminuto cubo y V 03- formando se ve un piano viejo, un piano al cual Lolita no flanes perfectos, simétricos, en la arena. Y Lolita puede acercarse sin sentir un dejo de tristeza. Y los contempla sonriendo apartando de rato en ante este piano hay sentada una niña de quince, rato, con un gesto instintivo, la blonda y suave de dieciocho, de veinte años, que va tocando una mata de pelo que cae sobre sus hombros. melodía larga, ensoñadora, melancólica. Y yo, en tanto que los pequeños obeliscos van Y Lolita, que ya no se mueve de su sillón, que saliendo del molde, pienso que Lolita ya no tiene está enferma, oj e estas notas tristes, y dice suspidoce años, sino quince, sino dieciocho, sino veinte. rando: Ay, señor! Lolita ya no lleva la falda corta, ni los cabellos Y en la estancia ha entrado una dama rubia, sueltos, ni se arrodilla sobre la arena, ni pone su ríg- ida. Es acaso la profesora con quien esta niña ideal supremo en hacer flanes. Ya sus movimien- del piano estudia el inglés. Las dos se sientan tos son más pausados y sus ojos miran de otra junto á Lolita, y van charlando en este idioma. Y manera el espectáculo de las cosas y de los hom- de pronto Lolita, tras un hondo suspiro, exclama: bres. Lolita tiene en un cajón un i etrato, unas- These pan- eakes are badíy done! cartas, unas flores marchitas. Tal vez de tarde en La niña se queda mirándola estupefacta. tarde, estas cartas son otras cartas, y este retrato- -Abuelita- -le dice; ¿de qué flanes estás haes otro retrato, y estas flores marchitas no son las blando? mismas flores. Pero Lolita, sea como sea, atisba- -Esto lo decía un señor- -contesta Lolita- -que tras los visillos todos los. días, y sus manos corren me enseñó una vez á hacer flanes de arena. sobre el piano y le arrancan melodías largas, enY la niiia se ríe y torna á exclamar: soñadoras, melancólicas. ¿En qué piensa Lolita? -Pero abuelita, ¿qué tonterías estás diciendo? ¿Por qué está pálida? ¿Por qué e. stá triste? ¿Por qué se enfurece súbitamente p o r u ñ a nimiedad y pasa AZORIN luego también súbitamente á la alearía? DIliUJO ÜE REGIDOR