Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS E N E M I G O S DEL ALMA p T excelente P, Ripalda cuufomic i3 c lu lo cu lodo crin el e c? lcutísimo p Astetc y con varios U- ó logos dt l m a y o r rtsipcto, dc ir. i JUL l o s ciiemi; rc 5 Uel almri son tres; m u n d o di niunio y carne, Ann cuíindo esto d e la ¿urnf ea picciiso. naluriilmtfntc, tminnrlo eti t: ntii 1o íi. nr; uU ú tni l ¡iljc ¡o. no eeríi menos necesarin convenir en ijuen huy por huy. lus cüs. ts han viiriado y ol projjreso es l: in ¿TWUd t i ue no liay coniplc- tn cx. n: timd en lo dicho por aquellos respetables y sabios v a r o n t s Al menos, tal se fleducí: del cnudro en qiik; nuestro hilen amigo cl Ismi- díidn ii- tir ¡U Cecilii Pía li í presenta á los tres e n e m i g o s del alma. S e r í a u n a i r c m e n d a é indisculpable ordinarJL- z l l a m a r i jrnf á csít elegante é incitante joven q n e se apoya con ti: rnhle indolencia en el globo terráqueo. N o ea, sin duda, la carne su principal atractivo; es lo menos carnal del m u n d o es la arrebatadora y poderosa mixlignídad que en j ns ojos chispea. No necesitaba V k haberla p i n t a d o esas alas satanicéis p a r a que todos estuviéramos convencidos, viéndola, d e q u e aljío de Luzbel le a n d a b a por dentro. Por eso h a h e c h o u m y bien en representarla d o m i n a n d o al m u n d o estrechándole e n t r e s u s brazos. V h a rán mejor los teólogos modernos afirmando que, en el día, los enemigos del alma scm m u n d o demonio y -eterno femenino, p o r q u e éste lo comprende todo: m u n d o demonio y carne. DlbL Kl llB. C r- EJ