Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANOCHECER EN LOS CANALES DE VENECIA D n R fiii el vieiilr Kf alía la n n c h t ll ¿í; a. Pálidos colores d e un tia íimarillt iitf y tlt- uji veiíle vio láoeo dcsriciitlcii 3i ast- i t l ÍIL; U: 4. tjUí? se mece sin í csar infinitaH ¡niiistinla, y STI ne T ninrcjatla jirniliiCL lui vaj ki sfii lililí culo le ü m u i e t u d 1 1 v í t n t o combate, llora, retuerce eii ti cieín l iíi iTro- ncs: el ínL tinlio n u e enrojecía t i lioriiíoute liu desaparecídn. I e trecho cu trecho- la l u n a aflora c n i r e los deü ¡í! iTioiK- i J e Ins nubes; vn así, vadeantio, de heiididura en lieiiilíihiT. i, t, in pronto apa aila cnnu) encendida, ehotrt: aiidiJ un m o m e n i o si: IUK sobre l a o n d a turbiii, N o lh Llnlu. se vt? cln ra n enonJii: re loiidc de In cújmla rek- stL la lierr- i cíi el liori oiity no es m á s mic uiin esirccha f. tja caríinTii ada. y. Jiinr Uetin de c- treiiiecirjiJeiitnü: la vajía briinia, y 3 or cima d e ella los cuerpos íipacos d t l a s flotiTiles n u b e s UMvedii- as, ítcnpan el espacio. Nada p u e d e eNpre ar el coUtr tkl a- rLii ¿í emejaiite hora: m o r e n a como de j a s p e obscuro, á VcCe? zarcíi, pcrü bullentc en cmzhieheo i líinumerables, se l: i oye. dewde Ineíjn, sin vería casi, sin discernir n a d a en aqu d vasto deJiicrtíj de foniia. 4 ílotanles. l oco á poco, In- ojos se h a b i t ú a n y isieTilL- n la imperecedírra Ui jue cuier; e sieiujire d e ellu. Cojuo nn espejo en u n a sala s e r r e t a y cerrada: como u n o de esos esptjos máj; cos de profundidades Ínc jL; n ¡tas quí; describen las leyendas, el mar luce obscura, nií- iLcriotiaiucntc. pero luce sin cesar; ta. n jvonto sur- re d e él la p u n t a d e u n a ola. corta, tan p r o n t o el lomo d e u n a lar a oudulaci n, ya la pulida pared de un fondo tranquilo, ya la ajritación do nu remolino q u e recoííe un r e l í m p a o un refleju lejíino, unn súbita oleada blanquecina. Todos eMos débiles fnli ores se c r u a n se recubren, se entremeiínlau. V h é aqu ¡riue de lü netjra obscuridad sale un claror dudoso, coiu el d e un uietal entrevisto en l a souibra. un infinito d e Íu ¿palideciente, el brillo iuextinfTiiible del a i ua vtva, en v a n u aUJorli; uado por el eielo miierlij, La barca se acerca: íi la izquierda, en un silencio extraordinario el canal Orfano se lunide inmóvil y desierto. I, a calma de! aj na negra y reluciente penetra los nervios d e placer y d e bnrrur. Hi espíritu se s u m e r g e involunlariamenle eu estas frías profundidades. ¡Üué e x t r a ñ a vida la d e esta agria m u d a y nocturna! Hn e to. i l sías y palacios crecen y sobrenadan en el m a r con facba d e espectros. San Marcos íie descubre, y su arrjuiteclura rasga las tinieblits con s u s agujas y con s u s múltiples redondeces. Como en la fantasía d e un mágico, cuino en la aérea decoraí- idn d e un alcázar imaji inano, se vislumbra la plaiía con s n s c o l u m n a s y s u cauípanil e n t r e dos cintas d e l u Después la barca penetra en los callejuelas y Cninalíiíos sospechosos, donde, de tarde en tarde, uua almenara ó fanal íirroja al agim su penacho de M 7 temblona; ni u n a fiffura, ni un ruiílo, salvo el grito del gondolero al doblar las esquiunis; á cada in tante la óndola h o r a d a la p e n u m b r a de un puente; después, lenta como un gusano riue se estira, rastren las escalinatas d e un palacio invisible en la sombra espesa eoniu d e cueva. De súbito parece saltarse, y se descubre u n a linteTua aislada ípie tembletea lúgubre en la obscuridad, p i n t a n d o eon sus reflejos un chisporroteo fugitivo en el lívido vientre de u n a ola. Otras Veces, la ola choca con u u a escalera desmoronada. Cüu cimientos resquebrajados: se distiiií ue u n a v e n t a n a con reja, u n a pared leprusa y. en torno, un enredijo de canales encnicijados, d e a g u a s tortuosas, o u e v a n h u n d i é n d o s e en medio d e mil furnias descenocidas... ÍT. TAINE